Caricias para conciliar el sueño

Pocos hábitos son tan beneficiosos para colaborar en la regulación y la calidad del sueño de tu bebé como los masajes cotidianos. Si logras convertir el masaje en rutina,

Para hacer más efectivo el ritual, en estos casos hay quienes recomiendan utilizar aceite de manzanilla y cremas para pieles sensibles pero por las dudas recuerda hacer la prueba de alergia antes de usarlo.

Buscar el momento adecuado es sencillo:

  • Ni cuando está con hambre ni inmediatamente después de que haya comido son buenos momentos para que tu hijo reciba masajes. Lo ideal es hacerlo entre comidas.
  • Apenas terminaste de bañarlo es una excelente opción. Luego del placer que suele generar en los bebés el contacto con el agua, se encontrará con un ánimo receptivo y despejado. Los masajes terminarán de relajarlo, además de brindarle un placer extra.
  • Si, en medio de un juego tranquilo, notas que comienza a irritarse. De esa manera, lo ayudarás a bajar la estimulación intensa de su sistema nervioso.

Te puede interesar

Hemorragia posparto

Después de dar a luz se sucede un periodo de sangrado similar al que estás acostumbrada a experimentar cuando estás con el ciclo menstrual.

Luego de que tu bebé nace y abandona el útero, éste mantiene su tamaño mayor. Mediante contracciones expulsará la placenta y luego continuará contrayéndose para lograr alcanzar su tamaño normal. Sin embargo, cuando estas contracciones no se producen se podría dar una hemorragia posparto.

El obstetra cuenta con fármacos para estimular la contracción de tu útero, los cuales tienen el mismo efecto que producen las hormonas que se liberan mientras amamantas a tu bebé por primera vez.

¿Cómo evitar la hemorragia posparto?

Otra forma de estimular la contracción de tu útero luego del parto es realizar conjuntamente masajes en esta zona.

En pocos casos se produce una hemorragia masiva y es preciso tomar medidas de urgencia. Lamentablemente, la hemorragia posparto es una de las principales causas de muerte materna. Sin embargo, hay al menos dos medidas que se pueden tomar para salvar la vida de la madre.

La más conocida es la cirugía de emergencia en la que se extrae el útero de la mujer, pero también está cada vez más disponible una técnica nueva llamada embolización. A través de imágenes radiológicas se ubica y procede a ocluir (secar) los vasos sanguíneos causantes de la hemorragia, preservando así tanto la vida de la mujer como su útero.

 

Te puede interesar