Jardinería con niños

La jardinería con niños puede ser un pasatiempo divertido y una gran manera para que los padres y los niños se entretengan al aire libre, ya sea jugando en el jardín, comenzando un grupo vegetariano, aprendiendo sobre pájaros e insectos o recolectando fragmentos para hacer artesanías. Hay muchas actividades divertidas y proyectos que puedes probar cuando se trata de jardinería con niños.

¿En jardín o en matera?

Si los adultos se entusiasman por cosechar algo que plantaron hace un tiempo y que está creciendo en el jardín, piensa en lo emocionados que estarían tus hijos si tuvieran la oportunidad de cultivar algo por sí mismos. Si tienes el espacio, comienza con una parcela pequeña y elije algunas variedades para los diferentes lugares. Sembrar en materas funciona de forma similar y es una buena opción para las variedades que requieren más o menos luz solar.

El cultivo de variedades comestibles es especialmente divertido cuando los niños empiezan a entender más acerca de dónde vienen las frutas y verduras ya que pueden ver todo el proceso. Un consejo sobre la jardinería con niños: en los primeros proyectos trata de sembrar variedades que sean fáciles de cultivar y que crezcan rápidamente con el fin de que tus hijos no pierdan el interés en los primeros días. Lleva a tus hijos al vivero y escoge algo que les guste comer e involucrarlos en todo el proceso: la preparación del suelo, la siembra de las semillas y eventualmente la cosecha de los productos. Lo más importante es darles una experiencia práctica en el cuidado de las plantas y enseñarles la importancia de nutrir otro ser vivo. Ésta también es una gran manera de introducir el concepto de responsabilidad y los ciclos de vida de los seres vivos.

Mira la sección de juegos al aire libre para niños para más ideas sobre cómo tus niños pueden aprender y jugar en el jardín.

Seguridad en el jardín

Los niños pueden encontrar todo tipo de cosas cuando exploran el jardín por lo que los adultos siempre deben estar cerca, especialmente para vigilar a los más pequeños. Asegúrate de enseñar a tus hijos buenas prácticas como lavarse bien las manos después de jugar en el jardín y lo que deben tener en cuenta cuando estén allí.

¿Quién dijo que la jardinería tiene que hacerse al aire libre?

La jardinería con niños no tiene que estar limitada al jardín, puedes traer el aire libre adentro de la casa.  Comienza por mostrar a tus hijos cómo plantar semillas en materas y asegúrate de elegir algo que sea adecuado para cultivar en interiores. Enséñale a tus hijos cómo cuidar sus nuevas plantas y pronto serán recompensados con pequeños frutos. Sembrar semillas por primera vez, verlas crecer y dar cosecha es una experiencia fascinante para los niños. Averigua qué plantas son adecuadas para la jardinería con niños en nuestras clases de jardinería para niños. O como un proyecto divertido, trata de hacer una cabeza con pelo de césped.

Además de mostrar a tus hijos cómo cultivar plantas y flores, la jardinería con niños puede implicar la fabricación de objetos divertidos para el jardín. Echa un vistazo a nuestras actividades de jardinería para niños y diviértanse con ideas simples para cultivar y hacer manualidades.

¿Puedo hacer jardinería durante mi embarazo?

La jardinería es a menudo una manera terapéutica para pasar tiempo al aire libre, así que, si estás embarazada, ten en cuenta lo que potencialmente podría ser perjudicial para ti y tu bebé y toma las precauciones necesarias.

Cuando estás en el jardín, existe la posibilidad de que puedas entrar en contacto con un parásito que se encuentra en el suelo que produce toxoplasmosis y si lo contraes durante el embarazo, los resultados pueden ser fatales para su bebé. Toma precauciones adicionales usando guantes de goma, lávate las manos cuidadosamente después de haber terminado y asegúrate de no tocarte los ojos, la cara o la boca antes de hacerlo. También debes cocinar o limpiar muy bien los alimentos del jardín antes de consumirlos. Es importante evitar levantar grandes pesos durante el embarazo, protegerse del sol y mantenerse hidratado durante todo el día. Sigue las instrucciones de seguridad cuando se trata de usar productos químicos en el jardín, como los pesticidas, para minimizar la exposición a estos productos químicos, explora métodos más seguros de control de plagas o prueba la jardinería orgánica. Esta es una gran inversión, especialmente cuando sabes que tendrás un niño jugando en el jardín en un futuro no muy lejano.

Técnicas de lectura para niños

  • Comienza a leerle a tu hijo desde el momento en que nace. Nunca es demasiado pronto para animar a tu hijo a desarrollar el amor por la lectura.
  • Léele a tu hijo todos los días. Haz que la lectura se vuelva una parte esperada y agradable de su rutina diaria.
  • ¡Haz la lectura divertida! Si te gusta leer, él también lo disfrutará y aprenderá a asociar la lectura con algo divertido.
  • Elije libros con los que tu hijo pueda identificarse como aquellos que se relacionan con sus experiencias de vida.
  • Crea una conexión personal entre tu hijo y un libro.
  • Haz libros con tu hijo, acerca de él, de su familia, de su escuela, de su vida, entre otros. Esta es una gran manera de fomentar el amor por los libros.
  • Asegúrate de que tu hijo te vea leyendo, ya sean sus libros, el periódico o la caja del cereal, si ven que te gusta leer, también querrán hacerlo.
  • No escojas libros demasiado largos o complicados para su edad y experiencia. Si están cansados y confundidos por la dinámica, no querrán continuar.
  • ·• Lleva a tu hijo a una de las actividades de cuenteros en tu biblioteca más cercana. Estas actividades son a menudo seguidas por actividades artísticas y tu hijo asociará la lectura con diversión.
  • Elogia todo intento de lectura de tu hijo, incluso cuando son pequeños y sólo están "leyendo" de memoria o están cometiendo muchos errores. Cualquier esfuerzo que ellos hagan debe ser elogiado y recompensado.
  • Cómprales libros como regalos o recompensas sorpresa por su buen comportamiento.

Consejos para los padres

  • Lee a tu hijo todos los días.
  • Haz que la lectura en voz alta sea parte de la rutina de tu hijo. A los niños les gustan las rutinas diarias, estas les ayudan a sentirse seguros. Leerle a tu hijo es una muy buena forma de terminar el día y una buna forma de prepararlos para ir dormir.
  • Elije libros con los que tu hijo pueda estar identificado y pueda interactuar, libros de repetición, rimas, historias predecibles o libros con patrones de palabras. Estudios han demostrado que leerles a los niños este tipo de libros mejorará notoriamente la manera en que aprenden.
  • Elije libros apropiados para su edad y con temas que llamen la atención de tu hijo.
  • Utiliza los libros duros y gruesos para los bebés. No se dañarán incluso sí pasan más tiempo en la boca de tu bebé que en sus manos.
  • No trates de enseñarle a tu hijo cuando estés leyendo con él. Haz que la lectura sea divertida y deja que tu hijo te interrumpa, haga preguntas y te cuente la historia si la conoce.
  • Se expresivo cuando leas. Si te emocionas con la lectura, tu hijo también se emocionará.
  • Incluso si tu hijo ya pueda leer solo, sigue leyéndole.
  • Pon sus libros en una estantería baja o en contenedores plásticos que puedan alcanzar y acceder fácilmente.
  • Haz libros con tu hijo. Esto ayuda a fomentar la lectura y es divertido para la familia también. Utiliza fotografías de tu hijo, de tus familiares, mascotas, juguetes u otras cosas que tu hijo reconozca en cada página. También puedes pegar un pedazo de papel, tela u otros elementos con textura que tu niño pueda sentir. Escribe una palabra o dos en letras grandes y claras debajo de las imágenes y júntalo todo con grapas o cintas.

Técnicas para incentivar la lectura

Es más probable que un niño que disfruta de la lectura preste atención, la cual es esencial para el aprendizaje. Estas son algunas técnicas que los padres pueden adoptar para incentivar a que sus hijos disfruten de la lectura.

  • Deja que tu hijo pase las páginas a su propio ritmo. Está bien si él quiere saltarse parte la historia.
  • Las palabras no son tan interesantes para los niños pequeños quienes no siempre las entienden. Puedes hacer la experiencia de lectura más interesante haciendo referencia a las imágenes y estableciendo conexiones con la vida cotidiana de tu hijo. No temas en desviarte un poco de la historia ya que a los niños les encanta cuando se hacen conexiones.
  • La interacción con las historias y la adaptación de las mismas son unas de las cosas más efectivas que un padre puede hacer para incentivar a su hijo a leer y ayuda a que los libros sean más divertidos.
  • En vez de corregir la pronunciación de tu hijo, ayúdale a mejorar su entendimiento. Su lectura mejorará conforme él se familiarice con las palabras y los sonidos.