El desarrollo y los hitos del bebé: Primeras palabras

 

Aunque los padres están impacientes por escuchar las primeras palabras de su bebé, los psicólogos dicen que las palabras no son la única indicación del desarrollo del lenguaje.

Aquí hay cuatro señales de que tu bebé podría estar hablando en poco tiempo:

1. Primeras palabras famosas

Cuando los bebés tienen alrededor de 10 meses de edad, de repente pueden pronunciar sus primeras palabras reconocibles. La mayoría de las veces, las primeras palabras son "Da-da" y "Ma-ma". Estas expresiones son realmente abreviaturas de palabras. "aba" es la forma de decir agua y "ma" es para decir más. Por el momento, sonidos simples como estos son todo lo que un bebé puede manejar y son lo suficientemente evidentes como para que los padres puedan entenderlos.

2. Tu bebé entiende lo que dices.

Una señal muy importante de que tu bebé está aprendiendo a hablar es que él o ella entiende cada vez más lo que tu dices. Ahora entienden palabras tales como mamá, papá, bebé, juguete, jugo, sí y no. En este momento, tu bebé también podrá entender los nombres de los miembros de la familia y de las mascotas.

3. Despedirse

Por primera vez, tu bebé será capaz de seguir una instrucción sencilla, como "di adiós", "Trae el juguete”, "No hagas eso" o "dame un beso". Esto demuestra que tu bebé no solo ha aprendido palabras separadas y sus significados, sino que ahora puede entender una idea completa. Este es un hito importante en el desarrollo del lenguaje y es una señal de que tu bebé estará hablando antes de lo que te imaginas.

4. Balbuceo

Un bebé también puede comenzar a hacer lo que los psicólogos llaman "balbuceo" o "pseudo" conversaciones. Tu bebé hará como si estuviera teniendo conversaciones, imitando los patrones de habla de un adulto, las expresiones faciales y el tono de voz. Este balbuceo es otra señal segura de que tu bebé se está preparando para hablar. ¡Sigue conversando con el!

Sigue hablando con tu bebé como si estuvieras teniendo una conversación normal, Repite los nombres de algunos objetos o de algunos familiares y describe lo que estás haciendo.  Un evento importante en las vidas de los bebés y de los padres está a punto de ocurrir, pronto tu bebé dirá sus primeras palabras.

Te puede interesar

Una piel de bebé

La piel de tu bebé es suave por naturaleza y, para mantenerla así, te damos algunos consejos sobre cómo cuidarla. ¡A tomar nota!

Durante su primer año de vida, la piel de tu bebé es propensa a irritarse con facilidad: puede escamarse, pelarse en algunos lugares o formar pequeñas erupciones. Por lo general estas reacciones son inofensivas, tienen que ver con el acoplamiento del metabolismo y desaparecen cuando se regula el equilibrio del organismo.

Al bañarlo, asegúrate de que el agua no esté muy caliente, y utiliza jabones neutros sin perfume. Es muy importante que luego seques bien toda su piel con una toalla suave de algodón. Lava su cabello con un champú hipoalergénico, preferentemente al comienzo del baño. Evita que tu bebé esté en el agua por un período superior a los 20 minutos, porque se cansan.

Si tu bebé tiene una tendencia hacia la piel seca, consulta con tu pediatra la conveniencia de aplicarle una crema humectante. La piel seca provoca comezón, y si tu bebé se rasca puede provocarse infecciones. En estos casos además de una buena crema humectante se recomienda bañar al bebé con un jabón de avena.

La zona del pañal merece especiales cuidados, ya que el exceso de humedad y el contacto con la orina y deposiciones puede irritar la piel de tu bebé y derivar en una dermatitis del pañal. El cambiado frecuente del pañal es la forma más sencilla de evitar este riesgo.

La piel de tu bebé puede reaccionar frente a cambios de clima extremos. En días de calor, pueden salirle puntitos rojos que son inocuos y no necesitan tratamiento especial. Los días de frío, sin embargo, es recomendable proteger la cara de tu bebé con crema, re cuerda siempre consultar con tu pediatra. 

La mayoría de pediatras y dermatólogos no recomiendan exponer la piel de tu bebé a los rayos del sol antes de los 6 meses. Después de los 6 meses no te olvides de la importancia del protector solar, es una forma fácil de evitar complicaciones.

Te puede interesar