Comida familiar

Existen pocas cosas más hermosas que sentarse a la mesa con tu familia para cenar y si tienes un bebé, múltiples niños pequeños, adolescentes o todo lo anterior, la hora de la cena debe ser el evento principal y debes tratar de complacerlos a todos.

Ofrecer algo nutritivo y delicioso, que también sea fácil de preparar es sólo uno de los muchos desafíos que los padres enfrentan a diario. Sin tener en cuenta las fiestas de cumpleaños, el entretenimiento y otras ocasiones especiales. Por tanto, hemos reunido todo tipo de consejos, información y recetas sencillas para toda la familia  para tratar de hacerte las cosas un poco más fáciles.

Recetas sencillas para toda la familia

Entendemos que alimentar a toda una familia y mantenerlos contentos no es una tarea fácil, por lo que hemos hecho el trabajo de seleccionar algunas recetas que son fáciles de preparar con el fin de quitarte un poco de estrés. También tenemos una sección sobre comidas rápidas y saludables que incluye diferentes comidas para toda la familia.

¿Cómo lograr que los niños coman vegetales?

Puede ser muy frustrante cuando el único vegetal que tus hijos comen es la papa. Sin embargo, hay muchas maneras en que puedes conseguir que coman sano y sin tener que forzarlos a alimentarse con verduras.

• Trata de hacer que las meriendas o bocadillos durante el día sean frutas y verduras y no tengas miedo de ser creativa para hacer que se interesen. Por ejemplo, no les des una manzana sola, pica una variedad de frutas y haz brochetas de fruta.

• En lugar de colombinas y chocolates, pica algunas zanahorias y apio y sirve con un poco de salsa o con humus.

• Enseña a los niños por qué las verduras son importantes y cómo son beneficiosas para sus cuerpos. Si asocias una acción positiva con la verdura, empezarán a entender por qué las necesitan.

• Deja que los niños ayuden en la cocina. Dependiendo de la edad que tengan pueden ayudar a cortar o pelar verduras y o si son un poco más pequeños que pueden ayudar a revolver la olla o a poner algunos ingredientes en la sartén.

• Si son realmente quisquillosos, pica muy bien los vegetales y ponlos en comidas en donde no puedan verlos, como en cualquier salsa.

• Siempre come los mismos alimentos delante de ellos y guíalos con el ejemplo. Si mamá y papá no están comiendo vegetales, ¿ellos por qué deberían hacerlo?

Platos horneados para fiestas y ocasiones especiales

Las fiestas infantiles son una gran oportunidad para ser creativos con la comida. Tenemos una página entera sobre las ideas para las fiestas y también para la comida que podrías ofrecer en ésta para darte un poco de inspiración. Las ocasiones especiales como Navidad también proporcionan una gran oportunidad para llenarse del espíritu y divertirse horneando con los niños. Para obtener más información y recetas, consulta nuestra sección de cocina navideña.

Cuida de ti

Como padres a menudo estamos tan preocupados con lo que los niños están comiendo que podemos olvidarnos completamente de nosotros mismos y de nuestra propia dieta, sin embargo, es muy importante que mantengas una dieta saludable para poder cuidar de tu familia.

Pierde peso

Cuando estás ocupado cuidando de una familia es muy fácil caer en el hábito de comer exactamente lo que comen los niños, pero por desgracia, los sándwiches y la pasta boloñesa no son los mejores alimentos para estar en forma. Tómate el tiempo para preparar la comida sólo para ti, no tiene que ser un plato que demande mucho esfuerzo, a menudo es suficiente reemplazar el puré de papa por algunos vegetales o decirle no al queso derretido sobre los alimentos.

Te puede interesar

Una piel de bebé

La piel de tu bebé es suave por naturaleza y, para mantenerla así, te damos algunos consejos sobre cómo cuidarla. ¡A tomar nota!

Durante su primer año de vida, la piel de tu bebé es propensa a irritarse con facilidad: puede escamarse, pelarse en algunos lugares o formar pequeñas erupciones. Por lo general estas reacciones son inofensivas, tienen que ver con el acoplamiento del metabolismo y desaparecen cuando se regula el equilibrio del organismo.

Al bañarlo, asegúrate de que el agua no esté muy caliente, y utiliza jabones neutros sin perfume. Es muy importante que luego seques bien toda su piel con una toalla suave de algodón. Lava su cabello con un champú hipoalergénico, preferentemente al comienzo del baño. Evita que tu bebé esté en el agua por un período superior a los 20 minutos, porque se cansan.

Si tu bebé tiene una tendencia hacia la piel seca, consulta con tu pediatra la conveniencia de aplicarle una crema humectante. La piel seca provoca comezón, y si tu bebé se rasca puede provocarse infecciones. En estos casos además de una buena crema humectante se recomienda bañar al bebé con un jabón de avena.

La zona del pañal merece especiales cuidados, ya que el exceso de humedad y el contacto con la orina y deposiciones puede irritar la piel de tu bebé y derivar en una dermatitis del pañal. El cambiado frecuente del pañal es la forma más sencilla de evitar este riesgo.

La piel de tu bebé puede reaccionar frente a cambios de clima extremos. En días de calor, pueden salirle puntitos rojos que son inocuos y no necesitan tratamiento especial. Los días de frío, sin embargo, es recomendable proteger la cara de tu bebé con crema, re cuerda siempre consultar con tu pediatra. 

La mayoría de pediatras y dermatólogos no recomiendan exponer la piel de tu bebé a los rayos del sol antes de los 6 meses. Después de los 6 meses no te olvides de la importancia del protector solar, es una forma fácil de evitar complicaciones.

Te puede interesar