Qué hacer si tu bebé tiene cólicos

Algunos especialistas sostienen que los cólicos pueden ser producto de una alergia. Otros afirman que se relaciona con el carácter de cada bebé.

Cualquiera sea el origen, lo cierto es que los cólicos vuelven al bebé irritable, en ocasiones con llantos imposibles de calmar, y con dificultad para conciliar el sueño. Es fundamental que ante esta situación no pierdas la calma, los bebés son muy perceptivos ante las emociones de quienes los rodean, y que te note tenso no ayudará a tranquilizarlo.

Cuando sientas que la inquietud empieza a abrumarte a ti, recuerda que se trata de algo temporal: los cólicos son algo natural pero pasajero. Además de la necesaria consulta con el pediatra (te podrá dar certezas sobre si los síntomas no corresponden a otros problemas), hay ciertos consejos que puedes seguir para calmar a tu bebé cuando los cólicos lo molestan.

Algunos tips a tener en cuenta:

• Lo primero es mecerlo: a los bebés les encanta el movimiento, y eso puede ayudar a distraerlo.
• Si esto solo no lo calma, camina despacio con él al hombro, y hazle masajes suaves en la espalda.
• Si tampoco funciona, súbelo al cochecito y sale a pasear, variando el ritmo pero sin dejar de hacerlo con delicadeza.

La unión hace a la fuerza: despeja todas las dudas que tengas con el pediatra, consulta con otros papás recientes sobre cuáles son las técnicas que a ellos les funcionaron. Intercambiar información y compartir estas inquietudes siempre resulta de gran ayuda, además de ser un alivio. Si te parece que es un horario inapropiado para llamar a alguien dado que no se trata de una emergencia, recuerda que siempre habrá alguien de guardia en el hospital, quizás alguna enfermera de turno pueda darte un consejo.

Te puede interesar

Consejos para el entrenamiento para ir al baño de niñas

Si tu hija ha estado mostrando signos de que puede estar lista para empezar el entrenamiento para ir al baño, este es un buen momento para hacerlo. Para algunas niñas el entrenamiento para ir al baño será muy sencillo, mientras que, para otras puede ser más como un viaje de montaña rusa. En general, las niñas tienden a entender el entrenamiento más rápido que los niños. Sin embargo, si tu hija tiene dificultades durante el entrenamiento, recuerda apoyarla y darle muchos estímulos positivos, cada niño progresa a su propio ritmo.

Guía paso a paso

Éstos son algunos pasos claves del entrenamiento para ir al baño que tú y tu mujercita pueden seguir para poner en marcha las cosas sin muchos problemas:

¿Adaptador de baño para niños o bacinilla?

En realidad, todo depende de ti y de tu hija, lo importante es que ambas se sientan cómodas con la elección, aunque a menudo puede ser una buena idea comenzar el entrenamiento con una bacinilla ya que son más fáciles de usar para los niños más pequeños y son convenientemente portátiles. "Los baños para grandes" pueden parecer un poco intimidantes al principio y eliminar los nervios es una clave para motivar a los niños a adoptar nuevos hábitos. Permitirle a elegir su propia bacinilla puede hacer que la transición sea más fácil.

Enséñale por ejemplo

A los niños les encanta imitar a sus padres, lo cual es muy conveniente cuando estás tratando de enseñarles algo. Deja que tu hija te observe cuando estés en el inodoro para que pueda ver cómo se hace y explícale los conceptos de limpiar, enjuagar y lavar las manos a medida que avanza. Una vez que te haya visto unas cuantas veces, estará emocionada de intentarlo por sí misma. La imitación es una de las formas más comunes en que los niños pequeños aprenden nuevas habilidades.

Compra ropa que sea adecuada para el entrenamiento de ir al baño

La ropa de las niñas tiende a ser un poco más compleja que la de los niños, botones, flecos, faldas, vestidos sueltos y materiales delicados, como el encaje, no son ideales durante la fase de entrenamiento. Tu hija necesita ropa que se pueda quitar rápida y fácilmente mientras está aprendiendo a llegar a la bacinilla a tiempo, por lo que los pantalones con cintura elástica son la mejor opción.

Déjala que aprenda de sus errores

No es raro que las chicas quieran ponerse de pie si han visto a su padre o a sus hermanos mayores usando este método. Lo mejor es dar a los niños la mayor independencia posible mientras se entrenan en el baño, así que déjala intentarlo. Ella se dará cuenta de inmediato que esta técnica no funciona para ella y llegar a ésta conclusión le dará más confianza que si se lo prohíbes desde el principio.