Aperitivos y algunas ideas de merienda

Los niños hasta los 10 años necesitan comer cada cuatro a seis horas (tal vez más) para asegurarse de que tienen suficiente energía. Sin embargo, ten en cuenta que masticar todo el día no es ideal....


Los niños hasta los 10 años necesitan comer cada cuatro a seis horas (tal vez más) para asegurarse de que tienen suficiente energía. Sin embargo, ten en cuenta que masticar todo el día no es ideal debido a la exposición continua de los dientes a los alimentos. Tu hijo debe comer comidas regulares que incluyan de dos a tres aperitivos al día. Los bocadillos son vitales para reducir el hambre, apoyar el crecimiento, mantener la energía y proporcionar nutrientes. De hecho, muchos niños (particularmente aquellos que están en guarderías) obtienen alrededor del 50% de sus requerimientos nutricionales de las comidas y bocadillos previos a la cena.

Asegúrate de que los bocadillos son tan nutritivos como las comidas, evita los alimentos excesivamente grasos y los alimentos o bebidas endulzadas (por ejemplo, jugos de fruta artificiales) que son densos de energía y pueden llenar un estómago pequeño. Darle leche después de un bocadillo y no antes, puede ser una buena idea. También puede ser útil tener frascos de aperitivos saludables en la nevera y la alacena para variar, por ejemplo, sultanas maduras, higos y albaricoques, elije una fruta cada día y varíalas. Otro aperitivo puede ser galletas integrales, arroz, centeno, incluso sin gluten. También puedes hacer lo mismo con panes, pan integral, pan de centeno, pan de avena y así sucesivamente. Estos alimentos se pueden almacenar y se mantendrán bien durante algún tiempo y se pueden combinar con fruta, yogur y otros alimentos frescos. Así, por ejemplo, un niño puede tener bocadillos compuestos de fresas, higos secos, pan integral y yogur natural un día. Luego manzanas, albaricoques secados al sol, galletas de centeno y queso al siguiente día, y así sucesivamente.

Las siguientes ideas se proporcionan con el fin de ayudarte a cumplir una de las directrices dietéticas más importantes, LA VARIEDAD. Algunas son para el hogar mientras que otras se pueden utilizar para las loncheras y las meriendas.

Ideas de aperitivos

Personalmente, me gusta ofrecer fruta y algo más sostener en cada bocado - por ejemplo, fruta y yogur, fruta y galletas saladas, fruta y queso. Los bocadillos pueden incluir:

• Palitos de frutas. 1-2 al día (de la sección de alimentos saludables con 100% de fruta solamente).

• Palitos de queso. 1-2 por día.

• Fruta (todos los frutos rojos son muy nutritivos, pero recuerda que la variedad es la clave).

• Galletas (arroz orgánico, centeno, sésamo y galletas de agua, especialmente los bajas en azúcar y sal).

• Galletas de algarrobo y alforfón.

• Galletas saludables sin azúcar.

• Un bagel con aguacate y/o queso crema

• Las uvas congeladas son un lujo fantástico en los días calurosos (rebanada por la mitad si te preocupa que se pueda atragantar.

• Lo mismo ocurre con los melones congelados, banano y naranja en cuartos.

• El yogur se puede congelar de forma segura como un gran aperitivo para el día o para cajas de almuerzo.

• Naranja pelada. Se puede envolver con la cáscara para lo que se mantenga fresca hasta que se coma.

• Galletas con queso crema.

• Falafels y salchichas vegetarianas.

• Panecillos integrales, bagels y muffins.

• Sultanas o higos naturalmente secados al sol (libres de dióxido de azufre y sin semillas).

• Muffins saludables, p. Aquellos que son orgánicos y altos en calcio; Hechos con fruta (higos y sultanas), harina integral y azúcar reducida. Normalmente los de la tienda orgánica y los de la sección saludable son a menudo nutritiva.

• Malteadas (con frutos rojos mixtos). este es uno de los bocadillos favoritos de mi hijo; También se puede congelar y dárselos congelados en el verano o en las fiestas.

• Tapioca mezclada con yogur natural y fruta en rodajas. Congela durante la noche para que pueda llevar en la lonchera.

• Bananos congelados con salsa de yogur de maracuyá.

• Cubos de helado casero rellenos con una mezcla de yogur natural y pulpa de fruta.

• Mini pizzas con aguacate, jamón, tomate, piña, etc.

• Panecillo integral cubierto con un poco de mantequilla.

Te puede interesar

Una piel de bebé

La piel de tu bebé es suave por naturaleza y, para mantenerla así, te damos algunos consejos sobre cómo cuidarla. ¡A tomar nota!

Durante su primer año de vida, la piel de tu bebé es propensa a irritarse con facilidad: puede escamarse, pelarse en algunos lugares o formar pequeñas erupciones. Por lo general estas reacciones son inofensivas, tienen que ver con el acoplamiento del metabolismo y desaparecen cuando se regula el equilibrio del organismo.

Al bañarlo, asegúrate de que el agua no esté muy caliente, y utiliza jabones neutros sin perfume. Es muy importante que luego seques bien toda su piel con una toalla suave de algodón. Lava su cabello con un champú hipoalergénico, preferentemente al comienzo del baño. Evita que tu bebé esté en el agua por un período superior a los 20 minutos, porque se cansan.

Si tu bebé tiene una tendencia hacia la piel seca, consulta con tu pediatra la conveniencia de aplicarle una crema humectante. La piel seca provoca comezón, y si tu bebé se rasca puede provocarse infecciones. En estos casos además de una buena crema humectante se recomienda bañar al bebé con un jabón de avena.

La zona del pañal merece especiales cuidados, ya que el exceso de humedad y el contacto con la orina y deposiciones puede irritar la piel de tu bebé y derivar en una dermatitis del pañal. El cambiado frecuente del pañal es la forma más sencilla de evitar este riesgo.

La piel de tu bebé puede reaccionar frente a cambios de clima extremos. En días de calor, pueden salirle puntitos rojos que son inocuos y no necesitan tratamiento especial. Los días de frío, sin embargo, es recomendable proteger la cara de tu bebé con crema, re cuerda siempre consultar con tu pediatra. 

La mayoría de pediatras y dermatólogos no recomiendan exponer la piel de tu bebé a los rayos del sol antes de los 6 meses. Después de los 6 meses no te olvides de la importancia del protector solar, es una forma fácil de evitar complicaciones.

Te puede interesar