El reflujo en bebés

Si estás amamantando a tu bebé no hay ninguna razón para dejar de hacerlo cuando tiene síntomas de reflujo.

Si estás amamantando a tu bebé no hay ninguna razón para dejar de hacerlo cuando tiene síntomas de reflujo. Te daremos unas recomendaciones para manejar el reflujo en bebés.

Si ya dejaste de darle el pecho y en cambio ya le das la mamadera, hay varias leches maternizadas diseñadas específicamente para bebés con reflujo. Pregúntale a tu médico para más información. La leche más espesa funciona en muchos bebés con reflujo, pero en otros no tiene efectos tan contundentes. Algunos incluso la suelen rechazar aún más.

Reflujo en bebés: Posiciones para alimentarlo

Algunas mamás que amamantan encuentran una solución en “la posición de los gemelos” (debajo del brazo). Otra posición recomendada, si tu bebé es un poco más grande, es sentado derecho en tu falda. Si le das tetero trata de mantenerlo en una posición derecha.

Intenta establecer una rutina de comida/juego/sueños para darle tiempo a digerir la leche antes de acostarlo para dormir. Trata de evitar que tu bebé se duerma mientras come ya que de lo contrario su siesta se acortará por los dolores.

Algunos bebés aprenden que la leche que quieren también es la fuente de su dolor y son reacios a tomarla o pueden desprenderse varias veces mientras se los alimenta. Otros, en cambio, la sienten calmante mientras la toman y lo quieren hacer más frecuentemente (alimentación para confortarse).

Aquí hay algunos consejos para la hora de la comida que te pueden ser útiles; la prueba de acierto y error es la clave hasta que encuentres la que funcione para ustedes dos:

  • Alarga el tiempo entre las comidas, o alternativamente acorta estos periodos y ofrécele menos.
  • Trata de alimentarlo de un solo pecho o de ambos pechos, pero con una pequeña pausa en el medio.
  • En el caso de bebés mayores puedes probar terminando su comida con una pequeña cantidad de sólidos: se considera que esto ayuda a mantener la leche abajo. Los bebés más pequeños pueden comer una pequeña cucharada de leche espesa (en polvo o de pecho).
  • Si estás amamantando tal vez convenga evitar algunas comidas que pueden pasar a través de tu leche y afectar a tu bebé. Se considera que ciertos alimentos pueden tener algún efecto en el reflujo de tu bebé: los productos lácteos, la cafeína, los picantes, las grasas y las comidas ácidas. Si quieres seguir una dieta, consulta siempre primero con tu médico.
  • Los bebés con reflujo se distraen fácilmente a la hora de la comer, por lo que es recomendable que trates de hacerlo en un ambiente tranquilo o un cuarto más oscuro.

Te puede interesar

¿Tu hijo esta preparado para dejar el pañal?

El momento de dejar los pañales no depende de ti, sino de tu hijo. Pero ¿cómo darnos cuenta de que es el momento apropiado? ¡No desesperes, tu bebé te va a dar señales! 

Cuándo empezar a sacarle los pañales a tu bebé es una de las principales preguntas de los padres. Sin embargo no hay un tiempo exacto para hacerlo porque depende del ritmo de cada bebé. ¿Por qué? Los bebés antes de los 24 meses de nacidos no tienen el control ni de su vejiga, ni de su uretra, ni de su ano y sus intestinos (el llamado control de esfínteres, músculos que abren o cierran las cavidades). Tampoco están preparados psicológicamente para el cambio. 

En este período ellos comienzan a conocer su cuerpo y a dar las primeras señales de que no quieren usar más los pañales porque les molesta, porque quieren “ser grandes” y usar el baño, como lo hacen sus papás y los mayores o porque ven a otros bebés que ya no usan pañales. O simplemente porque algún día todos llegamos a este momento. Así que no se trata de cuándo lo decidas tú, sino de cuándo lo decida tu hijo.

 

5 señales de que tu hijo esta preparado para dejar el pañal: 

• Que se mantenga toda la noche seco

• Que se mantenga por largo tiempo sin mojarse en el pañal

• Que diga pipí o caca, que se toque la colita, se agache o queje

• Que muestre interés en otros hábitos del baño y en usar calzones o bombacha

• Que le empiece a molestar la orina o el excremento y quiera sacarse el pañal