5 Formas de calmar a un bebé llorando

Algunas cosas que te debes preguntar si tu bebé esta llorando sin calma. Encuentra también algunos tips.

Los 3 primeros meses de un bebé son una fase en la que los padres aprenden a conocer el llanto de su bebé, sin embargo hay momentos en los que se necesita una pequeña ayuda por parte de los expertos.

1. Para comenzar debes hacerte 3 preguntas

¿Necesita un cambio de pañal?

¿Tiene sueño?

¿Tiene hambre?

2. Si ya sabes que no es ninguno de los 3, entonces seguro tienes a tu bebé muy abrigado o muy desabrigado. Una clave para verificar esto es tocándole su barriguita: ésta siempre debe estar tibia, ni fría,  ni muy caliente. Sus manos y pies pueden permanecer fríos y esto no indica que tiene frío.

3. Técnicas que nunca fallan

•Intenta con un chupete calmante

•Envuélvelo en una mantita suave pero que quede apretadito, esto los hace sentirse protegidos.

•Tenlo en brazos y cántale algo rítmico como Shhh, la,la,la,la,la .

•Ponlo a descansar sobre su barriguita.

•Mécelo en una sábada con movimientos suaves.

4. Hazle un masaje en el estómago en sentido de las manecillas del reloj, si está molesto por gases esto lo aliviará.

5. No dejes de alimentarlo por largas horas. El que tu bebé esté siempre con la barriguita llena su corazón se le mantendrá contento.

Te puede interesar

Una piel de bebé

La piel de tu bebé es suave por naturaleza y, para mantenerla así, te damos algunos consejos sobre cómo cuidarla. ¡A tomar nota!

Durante su primer año de vida, la piel de tu bebé es propensa a irritarse con facilidad: puede escamarse, pelarse en algunos lugares o formar pequeñas erupciones. Por lo general estas reacciones son inofensivas, tienen que ver con el acoplamiento del metabolismo y desaparecen cuando se regula el equilibrio del organismo.

Al bañarlo, asegúrate de que el agua no esté muy caliente, y utiliza jabones neutros sin perfume. Es muy importante que luego seques bien toda su piel con una toalla suave de algodón. Lava su cabello con un champú hipoalergénico, preferentemente al comienzo del baño. Evita que tu bebé esté en el agua por un período superior a los 20 minutos, porque se cansan.

Si tu bebé tiene una tendencia hacia la piel seca, consulta con tu pediatra la conveniencia de aplicarle una crema humectante. La piel seca provoca comezón, y si tu bebé se rasca puede provocarse infecciones. En estos casos además de una buena crema humectante se recomienda bañar al bebé con un jabón de avena.

La zona del pañal merece especiales cuidados, ya que el exceso de humedad y el contacto con la orina y deposiciones puede irritar la piel de tu bebé y derivar en una dermatitis del pañal. El cambiado frecuente del pañal es la forma más sencilla de evitar este riesgo.

La piel de tu bebé puede reaccionar frente a cambios de clima extremos. En días de calor, pueden salirle puntitos rojos que son inocuos y no necesitan tratamiento especial. Los días de frío, sin embargo, es recomendable proteger la cara de tu bebé con crema, re cuerda siempre consultar con tu pediatra. 

La mayoría de pediatras y dermatólogos no recomiendan exponer la piel de tu bebé a los rayos del sol antes de los 6 meses. Después de los 6 meses no te olvides de la importancia del protector solar, es una forma fácil de evitar complicaciones.

Te puede interesar