9 semanas de embarazo: cambios en tu piel

A las 9 semanas de embarazo tu útero está comenzando a crecer y esto puede hacerte sentir los típicos cólicos del embarazo, entre otros dolores; recuerda mencionarle todo esto a tu médico en tu próximo control, es mejor que no te ahorres ninguna pregunta. Seguro también habrás notados la alteración en la forma de tu cintura y el aumento del tamaño de tus senos (que seguirán creciendo durante todo el embarazo).

Otra cambio que seguro habrás visto son los cambios en la pigmentación de tu piel o las famosas manchas en el embarazo, estas van desde el oscurecimiento de la areola (la región de piel oscura que rodea al pezón) hasta la cloasma, que es una coloración amarronada de la piel de la cara. Vas a darte cuenta si ya desarrollaste cloasma, porque es como una máscara de un pigmento oscuro alrededor de tus ojos, nariz y mejilla. Pero no te preocupes: suele desvanecerse, casi totalmente, cuando das a luz.

Por otra parte, otro tema que genera mucho interés durante esta etapa del embarazo es la aparición de estrías y aunque seguro sabes que esto es normal durante el embarazo, probablemente te estés preguntando cómo evitar las estrías, nuestra recomendación es que tengas un poco calma y lo hables con tu médico; él sabrá brindarte una solución que sea segura para ti y para tu bebé; por favor, no te automediques. 

De todas maneras, debes tener en cuenta:

  • Evitar el sol y utilizar mucho protector solar.
  • No utilizar blanqueadores de piel. En la mayoría de casos no son para nada recomendables y generalmente no funcionan.

Las hormonas que circulan durante el embarazo provocan retención de líquidos, lo que genera un aspecto más alisado en tu piel, sin arrugas, una tez más rozagante. Sin embargo también puede aparecer más seca, por lo que uno de los cuidados que tal vez deberías tener durante tu embarazo es usar alguna crema hidratante.

El desarrollo de tu bebé en la 8 semanas de embarazo

Tu bebé mide aproximadamente 25 milímetros y, aunque no los percibes, ya ensaya sus primeros movimientos. En esta semana, dentro del desarrollo embrionario, se destacan sus ojos, ahora completamente formados, pero todavía cubiertos por una membrana que formará luego los párpados, y la culminación del desarrollo de la nariz. A medida que va desapareciendo su cola embrionaria y se va redondeando su cara va adquiriendo un aspecto más familiar y reconocible.

Los dedos se empiezan a formar, al igual que las células de sus huesos que, eventualmente, reemplazarán al cartílago para endurecerlo.También ahora comienzan a formarse su órganos reproductivos.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo y del embrión son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, no dudes en consultar a tu médico.

Te puede interesar

Nunca se es muy joven para la música

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. 

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. Sabemos que un niño puede reconocer y responder a los sonidos cuando está dentro del útero, es por ello que las voces de sus padres actúan como calmante cuando están en dificultades. La exposición a la música y la creación de canciones en la primera infancia pueden tener un efecto significativo en el desarrollo de tu hijo.

¿Donde empezar?

Nunca es demasiado pronto para empezar, pero eso no significa que tengas que inscribir a tu hijo de 3 meses en cursos o clases de música. La música está en todas partes, es solo cuestión de ser consciente de las oportunidades para crear y responder a ésta en la vida cotidiana. ¡La buena noticia es que no tienes que ser músico para hacerlo! El Dr. Peter deVries es conferencista en la Facultad de Educación de la Universidad de Monash y consejero experto en el centro australiano de educación musical infantil nos deja algunos consejos sobre la participación de tu hijo en la música:

• ¡Cantar, cantar, cantar! Desde el nacimiento (o incluso antes) cántale a tu hijo. Míralo a los ojos y muévete con ellos mientras cantas.

• Comienza el "juego" musical con tu niño. Responde a los primeros indicios musicales de tu hijo como el balbuceo en los recién nacidos, el tarareo en un niño pequeño o cantar una canción con los niños más grandes. Elogia a tu hijo cuando haga algún tipo de música, sonríele y únete. Si un niño toma una cuchara de madera y empieza a golpearla sobre la mesa, no le digas que pare, mejor anímalo y participa. Canta con ellos mientras lo hacen. Esto es música.

• Anima a tu hijo a moverse con la música, ya sea con la que cantes o con alguna canción que ya esté grabada (advertencia: no pongas música de "fondo" todo el tiempo, de lo contrario, los niños pequeños terminarán ignorándola). Una vez más, únete y anímalos a hacer sus propias secuencias de baile.

• Deja que tus hijos interactúen con instrumentos musicales, los niños pueden tomar un sonajero o unas campanas y hacer sonidos con ellos. Escucha lo que hacen cuando tocan sus instrumentos y trata de unir el sonido de éstos con el canto, el habla y el juego.

A medida que tu hijo crece, también lo será su relación con la música. Visita la sección de desarrollo del niño de Huggies para obtener más información de los beneficios de la música en el desarrollo de los niños

Te puede interesar