37 semanas de embarazo: Una espera tranquila y feliz

Es un buen momento para empezar a repasar lo que aprendiste acerca del trabajo de parto, la respiración y el parto en sí.

En las 37 semanas de embarazo  es un buen momento para empezar a repasar lo que aprendiste acerca del trabajo de parto, la respiración y el parto en sí. El bebé está casi listo para nacer, y el trabajo de parto puede comenzar en cualquier momento.

El preparto es parecido pero no es lo mismo que una amenaza falsa. Las contracciones que no ceden y se hacen más regulares, la pérdida del tapón mucoso (ya sea blanco, transparente, o teñido con sangre) la rotura de la bolsa de aguas, son elementos que indican que debes llamar a tu médico porque es probable que hayas empezado el trabajo de parto. Este tema es de diagnóstico del médico, mediante el control y el tacto de tu cuello uterino.

Tu cuerpo en las 37 semanas de embarazo:

Tu útero creció y en este momento mide entre 30 y 35 cm. de altura desde tu sínfisis púbica.

Las hormonas del embarazo y la presión sobre la vejiga llevan a que presentes episodios de incontinencia de orina al toser o reírte. Esto es normal.

Tienes sensación de plenitud al comer 3 ó 4 bocados y es frecuente a esta altura del embarazo tengas mucha acidez. Ya sabes acerca de las contracciones porque las experimentas durante todo el día.

Tu bebé en las 37 semanas de embarazo:

Tu bebé mide aproximadamente 49 cm y pesa cerca de 3 kilos.

Con este peso ya se considera de tiempo completo, y a pesar de faltarle algunos días es probable que de nacer en este momento no presente ninguna complicación. Esto seguramente te va a tranquilizar.

Como preparación para la respiración al salir realiza inhalaciones de líquido amniótico.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

Efectos de las drogas en el embarazo

Los efectos de las drogas dependen de la intensidad y el tiempo de consumo, y su relación con el embarazo. Pero siempre son perjudiciales, tanto las que son permitidas como las que no.

Los efectos de las drogas en el embarazo dependen de la intensidad y el tiempo de consumo, y su relación con el embarazo. Pero siempre son perjudiciales, tanto las que son permitidas como las que no.

Con respecto a las drogas permitidas, su consumo debe ser suspendido incluso de ser posible antes del embarazo. Las xantinas, café, mate, etc., consumidas en cantidades moderadas a grandes, producirían un bajo peso al nacer y mayores riesgos de parto pretérmino. El tabaco provoca alteraciones en el embarazo, sobre todo bajo peso al nacer, parto pretérmino y complicaciones del parto.

Razones para evitar las drogas en el embarazo

El alcohol se debe suspender por los riesgos de malformaciones de variada entidad y cuantía, de aborto, de complicaciones en el embarazo y en el parto. El alcohol es el principal teratógeno (generador de malformaciones) conocido.

La marihuana, uno de cuyos productos atraviesa la barrera de la placenta y por lo tanto llega al feto, ha demostrado provocar alteraciones del desarrollo psicoafectivo, aunque otros efectos posibles no han sido confirmados.

La cocaína produce retardo intelectual, malformaciones de distintos tipos y síndrome de abstinencia de cocaína al recién nacido. Además, el feto es expuesto a las sustancias por la vasodilatación, es decir, por el ensanchamiento de los vasos sanguíneos y el consecuente aumento de la presión intravascular.

El uso de pasta base ha demostrado efectos adversos en el período embrionario y en el embarazo, pero en nuestro medio no hay estudios rigurosos por el momento, dada la relativa novedad de su uso y la evaluación de sus consecuencias en el embarazo.

En resumen, el uso de drogas ilegales además de afectarte a ti puede afectar tu embarazo en todas las etapas. Éstas te exponen a conductas de riesgo en las que puedes contraer enfermedades infecciosas graves como el VIH y la Hepatitis B o C.

Te puede interesar