34 semanas de embarazo: Compartiendo la alegría

Si te resulta una buena idea, podrías hacer una lista de personas con las que te gustaría compartir el nacimiento de tu bebé.

Si te resulta una buena idea, en las 34 semanas de embarazo podrías hacer una lista de personas con las que te gustaría compartir el nacimiento de tu bebé. Si la haces con tiempo, esta lista puedes dejársela a una persona que se encargue de avisarles y disfrutar con todos ellos este momento tan especial de tu vida.

Tu cuerpo en las 34 semanas de embarazo

  • Si te cuesta dormirte a la noche intenta con algunos consejos sencillos: no duermas siesta, haz ejercicio, mantente bien hidratada. Eso sí, evita el consumo de líquido más allá de las 20 horas, para así no tener que levantarte a orinar tan frecuentemente. Si no logras dormir, es mejor levantarse y leer o mirar televisión esperando que el sueño te sorprenda nuevamente.
  • Tu cuerpo soporta cada vez más peso debido a lo avanzado de tu embarazo. Tu espalda se resiente y provoca dolores fuertes. Para ello es recomendable tengas un buen baño de inmersión para relajarte.
  • Además, tienes la sensación de que tu bebé está más bajo por la presión que ejerce en la pelvis.
  • Por otro lado, respecto a tus ansiedades y miedos, pueden aparecer tus dudas acerca del parto pre-término. En tal sentido, relájate informándote bien sobre cuáles son los signos y síntomas del parto pre -término:
  • Los cólicos parecen ser menstruales y, en ocasiones, van acompañados de diarrea, indigestión o náuseas.
  • Encontrarás un flujo acuoso, color rosado o café, acompañado de un material mucoso.
  • Fluido amniótico goteando o saliendo por tu vagina.

Tu bebé en las 34 semanas de embarazo

  • El bebé mide aproximadamente 43 cm y pesa alrededor de 2400g.
  • Durante su tiempo despierto se mueve bastante, pero al igual que un recién nacido pasa bastante tiempo durmiendo.
  • Los ojos de tu bebé ahora están abiertos cuando está despierto y cerrados cuando duerme.
  • Su sistema inmune está desarrollando defensas contra numerosas enfermedades. Si es un varón, sus testículos ya descendieron a su lugar en el escroto.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

Nunca se es muy joven para la música

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. 

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. Sabemos que un niño puede reconocer y responder a los sonidos cuando está dentro del útero, es por ello que las voces de sus padres actúan como calmante cuando están en dificultades. La exposición a la música y la creación de canciones en la primera infancia pueden tener un efecto significativo en el desarrollo de tu hijo.

¿Donde empezar?

Nunca es demasiado pronto para empezar, pero eso no significa que tengas que inscribir a tu hijo de 3 meses en cursos o clases de música. La música está en todas partes, es solo cuestión de ser consciente de las oportunidades para crear y responder a ésta en la vida cotidiana. ¡La buena noticia es que no tienes que ser músico para hacerlo! El Dr. Peter deVries es conferencista en la Facultad de Educación de la Universidad de Monash y consejero experto en el centro australiano de educación musical infantil nos deja algunos consejos sobre la participación de tu hijo en la música:

• ¡Cantar, cantar, cantar! Desde el nacimiento (o incluso antes) cántale a tu hijo. Míralo a los ojos y muévete con ellos mientras cantas.

• Comienza el "juego" musical con tu niño. Responde a los primeros indicios musicales de tu hijo como el balbuceo en los recién nacidos, el tarareo en un niño pequeño o cantar una canción con los niños más grandes. Elogia a tu hijo cuando haga algún tipo de música, sonríele y únete. Si un niño toma una cuchara de madera y empieza a golpearla sobre la mesa, no le digas que pare, mejor anímalo y participa. Canta con ellos mientras lo hacen. Esto es música.

• Anima a tu hijo a moverse con la música, ya sea con la que cantes o con alguna canción que ya esté grabada (advertencia: no pongas música de "fondo" todo el tiempo, de lo contrario, los niños pequeños terminarán ignorándola). Una vez más, únete y anímalos a hacer sus propias secuencias de baile.

• Deja que tus hijos interactúen con instrumentos musicales, los niños pueden tomar un sonajero o unas campanas y hacer sonidos con ellos. Escucha lo que hacen cuando tocan sus instrumentos y trata de unir el sonido de éstos con el canto, el habla y el juego.

A medida que tu hijo crece, también lo será su relación con la música. Visita la sección de desarrollo del niño de Huggies para obtener más información de los beneficios de la música en el desarrollo de los niños

Te puede interesar