33 semanas de embarazo: Planes para el nacimiento

Es un buen momento para empezar a informarse acerca de todo lo referido al parto para tomar decisiones conscientes y responsables sobre el nacimiento de tu bebé.

Llegadas las 33 semanas de embarazo es  buen momento para empezar a informarse acerca de todo lo referido al parto para tomar decisiones conscientes y responsables sobre el nacimiento de tu bebé.

Recuerda que son decisiones importantes a tomar con calma, con tiempo pero deja abiertas las opciones ya que el momento del parto con todos sus síntomas puede hacer que cambies de opinión. Piensa sobre lo que quieres en cuanto a calmantes, donde quieres te practiquen el parto, si quieres que te acompañe alguien en la sala de parto, etc.

Todo sobre el parto en la 33 semanas de embarazo:

Si tu parto es natural puedes elegir que se te practique con anestesia o sin ella. Las anestesias evitan el sufrimiento en el parto.

La epidural o peridural es un anestésico local que te permite tener un parto sin dolor. Constituye una técnica cuyo objetivo es suprimir el dolor abdominal y pélvico a la hora del parto. A su vez la mamá está completamente consciente y vive con intensidad el nacimiento de su bebé. Además, la anestesia epidural permite una mejor dilatación del cuello uterino, disminuyendo la intensidad de las contracciones, relajando el músculo del útero. Además, atenúa las probabilidades de partos complicados (distócicos) y los casos de sufrimiento fetal.

Otros calmantes pueden ser practicados en el parto como por ejemplo:

Perineal: es el que se usa para la infiltración previa a la episiotomía

Bloqueo paracervical: consta de dos inyecciones en el cuello del útero

Tu cuerpo en las 33 semanas de embarazo

Trata de seguir con una dieta sana y nutritiva, ten en cuenta que al final del embarazo podrías aumentar casi 500 gramos por semana.

En ocasiones por las alteraciones de las articulaciones y como preparación para el parto aparece dolor en el pubis (el hueso anterior en la pelvis) y en el coxis (la terminación ósea de la columna vertebral, cerca del ano).

En cuanto al ejercicio no lo abandones aunque quizás te sientas más cómoda haciendo ejercicio físico en la piscina o haciendo sólo relajación.

Tu actitud se ve afectada por la cercanía del parto. Te sientes seguramente muy ansiosa y quieres que el tiempo corra velozmente.

Tu bebé en las 33 semanas de embarazo

Tu bebé tiene ahora 40 cm. y pesa unos 2.300g.

La grasa que crece bajo sus tejidos le va cambiando el color de la piel que pasa de rojizo a rosado.

Se está preparando para su vida fuera del útero, guardando reservas de hierro en el hígado.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

La vacunación en el embarazo

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación.

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación. Infórmate sobre la vacunación en el embarazo que debes seguir.

La inmunidad de la madre se transmite al bebé durante la gestación. Esta protección materna resguardará al recién nacido hasta que pueda recibir sus primeras vacunas. Por esta razón, es muy importante que la mujer revise su calendario de vacunas para evaluar con su médico cuáles son las recomendaciones que deberá seguir antes, durante y después del embarazo.

Vacunación en el embarazo

  • El beneficio de vacunar a las mujeres embarazadas normalmente sobrepasa el riesgo potencial cuando se dan las siguientes condiciones:
  • Las probabilidades de exposición a una enfermedad son altas
  • La infección implicaría un riesgo para la madre o para el feto

Durante la gestación, y de acuerdo a la indicación del obstetra, se recomienda aplicar las siguientes vacunas:

  • Vacuna contra la hepatitis A y B: si la embarazada tiene alto riesgo de contraer la enfermedad.
  • Vacuna antigripal trivalente inactivada
  • Antimeningocóccica polisacárida y conjugada: sólo si la embarazada presenta algún riesgo.
  • Tétanos / difteria
  • Vacuna triple bacteriana acelular contra tétanos, difteria y pertussis: sólo si la embarazada presenta alto riesgo.

Asimismo, hay otras enfermedades prevenibles por vacunación que pueden ser poco frecuentes en tu lugar de residencia, pero que son comunes en otras regiones. Por este motivo, si piensas hacer un viaje internacional, no dejes de consultar sobre las vacunas recomendadas según sea el destino.

También, es importante saber la opinión de tu médico si trabajas en instalaciones relacionadas a la salud, o tienes ciertas enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión o afecciones cardiovasculares.

 

Te puede interesar