30 semanas de embarazo: El romance

A pesar de las posibles incomodidades que sientas, trata de no perder el romance con tu pareja. Dedíquense tiempo para estar juntos: traten de salir, de ir al cine, de disfrutar

A pesar de las posibles incomodidades que sientas, trata de no perder el romance con tu pareja. Durante las 30 semanas de embarazo dediquen tiempo para estar juntos: traten de salir, de ir al cine, de disfrutar antes de convertirse en flamantes padres.

Dentro de poco, no van a tener mucho tiempo para estas actividades. Se acerca la recta final y el tiempo disponible será compartido de otra manera. El bebé será entonces tu prioridad.

Tu cuerpo en las 30 semanas de embarazo

Los malestares aumentan a medida que tu útero embarazado continúa creciendo y empujando tus órganos.

La discreta falta de aire es porque tus pulmones se pueden llenar menos.

La acidez se debe a la mayor resistencia al pasaje del contenido del estómago hacia el intestino, y la constipación por el menor ritmo del tránsito intestinal.

Trata de seguir activa, esto te va a ayudar. Nadar y caminar, por ejemplo, son maravillosas formas de ejercitar el cuerpo para una mujer embarazada.

En esta época es cuando tu doctor comienza a buscar más insistentemente los signos de preeclampsia para detectarla a tiempo.

La preeclampsia se clasifica como uno de los trastornos hipertensivos del embarazo. Se manifiesta como hinchazón importante de los miembros inferiores, la cara o las manos, o aumento de peso súbito, y aumento de las cifras de presión arterial. Aumenta el riesgo de complicaciones de tu embarazo y del parto así como de tu salud general.

Tu bebé en las 30 semanas de embarazo

Tu bebé mide aproximadamente 37 cm. y pesa alrededor de 1700g.

A esta altura lo podrías sostener con facilidad sobre tus manos.

Dentro de tu vientre, ha comenzado a buscar su posición definitiva para nacer. Te sorprenderá saber que juega con el cordón umbilical.

A medida que el tamaño va aumentando su posición va cambiar para enrollarse y poder estar más cómodo dentro del útero.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

La vacunación en el embarazo

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación.

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación. Infórmate sobre la vacunación en el embarazo que debes seguir.

La inmunidad de la madre se transmite al bebé durante la gestación. Esta protección materna resguardará al recién nacido hasta que pueda recibir sus primeras vacunas. Por esta razón, es muy importante que la mujer revise su calendario de vacunas para evaluar con su médico cuáles son las recomendaciones que deberá seguir antes, durante y después del embarazo.

Vacunación en el embarazo

  • El beneficio de vacunar a las mujeres embarazadas normalmente sobrepasa el riesgo potencial cuando se dan las siguientes condiciones:
  • Las probabilidades de exposición a una enfermedad son altas
  • La infección implicaría un riesgo para la madre o para el feto

Durante la gestación, y de acuerdo a la indicación del obstetra, se recomienda aplicar las siguientes vacunas:

  • Vacuna contra la hepatitis A y B: si la embarazada tiene alto riesgo de contraer la enfermedad.
  • Vacuna antigripal trivalente inactivada
  • Antimeningocóccica polisacárida y conjugada: sólo si la embarazada presenta algún riesgo.
  • Tétanos / difteria
  • Vacuna triple bacteriana acelular contra tétanos, difteria y pertussis: sólo si la embarazada presenta alto riesgo.

Asimismo, hay otras enfermedades prevenibles por vacunación que pueden ser poco frecuentes en tu lugar de residencia, pero que son comunes en otras regiones. Por este motivo, si piensas hacer un viaje internacional, no dejes de consultar sobre las vacunas recomendadas según sea el destino.

También, es importante saber la opinión de tu médico si trabajas en instalaciones relacionadas a la salud, o tienes ciertas enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión o afecciones cardiovasculares.

 

Te puede interesar