25 semanas de embarazo: Reforzar la comunicación en pareja

En esta etapa se reforzara el vínculo con tu pareja y con el bebé. La verdad es que tus dudas y expectativas también son las de tu par.

Durante las 25 semanas de embarazo es importante que en esta etapa se refuerce el vínculo con tu pareja y con el bebé. La verdad es que tus dudas y expectativas también son las de tu par.

Seguramente estás con la cabeza funcionando a toda máquina. No dejas de planificar cada detalle que falta para estar lista para el gran momento: la llegada de tu bebé. Sin embargo, es importante que entre tus visitas de control, las clases de preparación para el parto y las compras para el ajuar del bebé recuerdes incluir a tu pareja, por ello nada más acertado que aumentar la comunicación.

Tu cuerpo en las 25 semanas de embarazo

¿Cómo va el curso preparto? ¿Y los ejercicios? Para preparar tu cuerpo y tu mente hacia el día del parto es muy importante asistir al curso psicoprofiláctico.

Estos espacios de aprendizaje para la mujer constan de dos etapas: una fase orientada hacia lo psíquico y otra a lo físico.

Respecto al primer punto: aprendes a manejar tus miedos, ansiedades con diversas técnicas tales como terapia grupal, meditación, relajación.

El otro aspecto, no menos importante, te enseñan a preparar el cuerpo para concentrar la energía en donde debes ejercer presión para evitar dolores y desgarros.

Aprovecha lo que queda del tercer trimestre para salir e incluso para viajar, ya que aún estás en la etapa en la que si quisieras podrías, por ejemplo, volar.

Tu bebé en las 25 semanas de embarazo

Tu asombroso bebé mide ya casi 30 centímetros y pesa aproximadamente 800 gramos.

Su piel es traslúcida y arrugada.

Él te oye cuando le cantas.

Los vasos sanguíneos de sus pulmones se están formando y continúa el proceso de endurecimiento de sus huesos.

La columna vertebral va adquiriendo su compleja estructura.

Quizás ahora estés notando el patrón de movimientos de tu bebé que en general coincide con tu actividad y descanso diario.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

Nunca se es muy joven para la música

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. 

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. Sabemos que un niño puede reconocer y responder a los sonidos cuando está dentro del útero, es por ello que las voces de sus padres actúan como calmante cuando están en dificultades. La exposición a la música y la creación de canciones en la primera infancia pueden tener un efecto significativo en el desarrollo de tu hijo.

¿Donde empezar?

Nunca es demasiado pronto para empezar, pero eso no significa que tengas que inscribir a tu hijo de 3 meses en cursos o clases de música. La música está en todas partes, es solo cuestión de ser consciente de las oportunidades para crear y responder a ésta en la vida cotidiana. ¡La buena noticia es que no tienes que ser músico para hacerlo! El Dr. Peter deVries es conferencista en la Facultad de Educación de la Universidad de Monash y consejero experto en el centro australiano de educación musical infantil nos deja algunos consejos sobre la participación de tu hijo en la música:

• ¡Cantar, cantar, cantar! Desde el nacimiento (o incluso antes) cántale a tu hijo. Míralo a los ojos y muévete con ellos mientras cantas.

• Comienza el "juego" musical con tu niño. Responde a los primeros indicios musicales de tu hijo como el balbuceo en los recién nacidos, el tarareo en un niño pequeño o cantar una canción con los niños más grandes. Elogia a tu hijo cuando haga algún tipo de música, sonríele y únete. Si un niño toma una cuchara de madera y empieza a golpearla sobre la mesa, no le digas que pare, mejor anímalo y participa. Canta con ellos mientras lo hacen. Esto es música.

• Anima a tu hijo a moverse con la música, ya sea con la que cantes o con alguna canción que ya esté grabada (advertencia: no pongas música de "fondo" todo el tiempo, de lo contrario, los niños pequeños terminarán ignorándola). Una vez más, únete y anímalos a hacer sus propias secuencias de baile.

• Deja que tus hijos interactúen con instrumentos musicales, los niños pueden tomar un sonajero o unas campanas y hacer sonidos con ellos. Escucha lo que hacen cuando tocan sus instrumentos y trata de unir el sonido de éstos con el canto, el habla y el juego.

A medida que tu hijo crece, también lo será su relación con la música. Visita la sección de desarrollo del niño de Huggies para obtener más información de los beneficios de la música en el desarrollo de los niños

Te puede interesar