22 semanas de embarazo: La hora del reposo

En el embarazo muchas veces se presentan diversas patologías como por ejemplo placenta previa, parto pre-termino o retraso del crecimiento intrauterino. En esos casos, el médico obstetra indicará reposo.

En cuanto a las 22 semanas de embarazo, muchas veces se presentan diversas patologías como por ejemplo placenta previa, parto pre-término o retraso del crecimiento intrauterino. En esos casos, el médico obstetra indicará reposo

Recomendaciones para el reposo en las 22 semanas de embarazo

Sentarte lo más cómoda posible en tu cama: no olvides tener libros, el teléfono, comida rica y nutritiva, un buen televisor enfrente y todo lo que puedas necesitar.

Siéntete bien: ten en cuenta que la mayoría de los embarazos de alto riesgo terminan sin complicaciones y con el nacimiento de un lindo (y muy sano) bebé.

Si no te han indicado reposo en el embarazo, es igual importante que comiences a tomarte con calma los ejercicios, ya que como parte de la preparación de tu cuerpo para el parto, tus ligamentos adquieren cierto reblandecimiento que te hace más propensa a las lesiones.

Tu cuerpo en las 22 semanas de embarazo

Cerca de esta semana, se deben tener algunos cuidados en el embarazo como por ejemplo la necesidad de suplementar tu dieta sana con hierro. Esto es necesario para evitar la anemia, ya que el crecimiento de tu bebé aumenta los requerimientos diarios de este elemento.

Hasta este período tus reservas de hierro eran suficientes para cubrir tanto tus necesidades como las de tu bebé pero a partir de acá necesitas el suplemento o podrías padecerla ya que tu organismo desviará el hierro escaso a tu feto dejándote en déficit a ti.

Si bien en general la anemia no te traerá mayores consecuencias inicialmente, hay mayor riesgo de parto anticipado o de niño pequeño para la edad gestacional. Consulta a tu médico ya que puede ser que ya te haya aportado hierro desde el inicio del embarazo.

Intenta consumir alimentos ricos en calcio, verduras y proteínas. Vigila la ingesta de grasas y azúcares. Pero sobre todo: trata de mantenerte activa, aunque sin excesos.

Tu bebé en las 22 semanas de embarazo

Tu bebé mide aproximadamente 22 centímetros y pesa casi medio kilo. Sigue adquiriendo definición en sus rasgos.

Si es varón sus testículos comenzarán a descender desde dentro del abdomen hacia el escroto que será su lugar definitivo.

Diversas investigaciones en psicología fetal dan cuenta que en este etapa el feto puede tener cambios en el estado de ánimo. De esta manera puede llorar, reír y hasta enojarse. Su sistema límbico (lugar del cerebro que controla los sentimientos y emociones) está en pleno desarrollo. Según M. Valdés: “Este sistema ha sido denominado cerebro emocional por su participación en el establecimiento de las cogniciones que determinan los estados subjetivos del organismo”.

Tratamos de ser lo más precisos posible, pero teniendo en cuenta que las tasas de crecimiento y desarrollo del embarazo son ocasionalmente diferentes en cada mujer, te recomendamos leer la semana de tu embarazo con un rango de una semana hacia adelante y una semana hacia atrás. Si tienes alguna duda adicional, consulta con tu médico.

Te puede interesar

Nunca se es muy joven para la música

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. 

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. Sabemos que un niño puede reconocer y responder a los sonidos cuando está dentro del útero, es por ello que las voces de sus padres actúan como calmante cuando están en dificultades. La exposición a la música y la creación de canciones en la primera infancia pueden tener un efecto significativo en el desarrollo de tu hijo.

¿Donde empezar?

Nunca es demasiado pronto para empezar, pero eso no significa que tengas que inscribir a tu hijo de 3 meses en cursos o clases de música. La música está en todas partes, es solo cuestión de ser consciente de las oportunidades para crear y responder a ésta en la vida cotidiana. ¡La buena noticia es que no tienes que ser músico para hacerlo! El Dr. Peter deVries es conferencista en la Facultad de Educación de la Universidad de Monash y consejero experto en el centro australiano de educación musical infantil nos deja algunos consejos sobre la participación de tu hijo en la música:

• ¡Cantar, cantar, cantar! Desde el nacimiento (o incluso antes) cántale a tu hijo. Míralo a los ojos y muévete con ellos mientras cantas.

• Comienza el "juego" musical con tu niño. Responde a los primeros indicios musicales de tu hijo como el balbuceo en los recién nacidos, el tarareo en un niño pequeño o cantar una canción con los niños más grandes. Elogia a tu hijo cuando haga algún tipo de música, sonríele y únete. Si un niño toma una cuchara de madera y empieza a golpearla sobre la mesa, no le digas que pare, mejor anímalo y participa. Canta con ellos mientras lo hacen. Esto es música.

• Anima a tu hijo a moverse con la música, ya sea con la que cantes o con alguna canción que ya esté grabada (advertencia: no pongas música de "fondo" todo el tiempo, de lo contrario, los niños pequeños terminarán ignorándola). Una vez más, únete y anímalos a hacer sus propias secuencias de baile.

• Deja que tus hijos interactúen con instrumentos musicales, los niños pueden tomar un sonajero o unas campanas y hacer sonidos con ellos. Escucha lo que hacen cuando tocan sus instrumentos y trata de unir el sonido de éstos con el canto, el habla y el juego.

A medida que tu hijo crece, también lo será su relación con la música. Visita la sección de desarrollo del niño de Huggies para obtener más información de los beneficios de la música en el desarrollo de los niños

Te puede interesar