Todo lo que pasa al comienzo del embarazo

En este momento es difícil que ya sepas tu estado de embarazo. Recuerda que tu fecha probable de parto tiene en sí un error de más o menos 2 semanas y que no comienzas a notar la falta de la menstruación hasta 4 semanas después de iniciada la anterior.

En general, para una mujer es difícil saber si está embarazada en los primeros días ya que los tests de embarazo no detectan este estado inicial y no comienza a notar la falta de su menstruación hasta 4 semanas después de iniciado su período anterior, en parte por eso las fechas probables de parto tienen siempre un error de, más o menos, 2 semanas. Y por eso, lo más probable es que en la semana 1 de embarazo difícilmente sepas de tu estado. Es decir que, o estás leyendo esto en una etapa más avanzada en tu embarazo, o lo estás haciendo porque quieres concebir y tienes muchas dudas. Si esta esta última es la razón este artículo te ayudará a aclarar algunas cosas que pasan en la primera semana de tu embarazo. Ten en cuenta que no hablaremos de desarrollo embrionario ni de síntomas del embarazo en los primero días, porque como ya contamos antes prácticamente no existen.

Hablemos un poco sobre la menstruación en la 1ª semana de embarazo

La menstruación permite que el cuerpo de la mujer se prepare todos los meses para un eventual embarazo. Comienza el primer día del período y dura un promedio de 28 días. No obstante, algunos ciclos pueden durar aproximadamente entre 23 a 35 días, si eres irregular. No todos los ciclos menstruales de la mujer son iguales todos los meses.

Este proceso permite el desarrollo de gametos (óvulos) que preparan el cuerpo de la mujer para un futuro embarazo. Los gametos son células sexuales que permiten la fecundación.

Durante la menstruación el organismo femenino libera el endometrio, recubrimiento ensanchado del útero y sangre adicional, a través del canal vaginal. Este sangrado puede ser leve, moderado o abundante

¿Cuántas semanas dura un embarazo?

40 semanas; que inician oficialmente el primer día de tu último período menstrual. Esto quiere decir que en realidad comienza antes de la concepción. Cada semana debe calcularse de acuerdo con el primer día de tu último período menstrual, así como con tu edad gestacional. Si estás buscando la concepción sigue tu vida habitual en cuanto a tareas, ejercicios y dieta sana. Además recuerda ingerir tu dosis recomendada de ácido fólico.

Te puede interesar

Nunca se es muy joven para la música

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. 

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. Sabemos que un niño puede reconocer y responder a los sonidos cuando está dentro del útero, es por ello que las voces de sus padres actúan como calmante cuando están en dificultades. La exposición a la música y la creación de canciones en la primera infancia pueden tener un efecto significativo en el desarrollo de tu hijo.

¿Donde empezar?

Nunca es demasiado pronto para empezar, pero eso no significa que tengas que inscribir a tu hijo de 3 meses en cursos o clases de música. La música está en todas partes, es solo cuestión de ser consciente de las oportunidades para crear y responder a ésta en la vida cotidiana. ¡La buena noticia es que no tienes que ser músico para hacerlo! El Dr. Peter deVries es conferencista en la Facultad de Educación de la Universidad de Monash y consejero experto en el centro australiano de educación musical infantil nos deja algunos consejos sobre la participación de tu hijo en la música:

• ¡Cantar, cantar, cantar! Desde el nacimiento (o incluso antes) cántale a tu hijo. Míralo a los ojos y muévete con ellos mientras cantas.

• Comienza el "juego" musical con tu niño. Responde a los primeros indicios musicales de tu hijo como el balbuceo en los recién nacidos, el tarareo en un niño pequeño o cantar una canción con los niños más grandes. Elogia a tu hijo cuando haga algún tipo de música, sonríele y únete. Si un niño toma una cuchara de madera y empieza a golpearla sobre la mesa, no le digas que pare, mejor anímalo y participa. Canta con ellos mientras lo hacen. Esto es música.

• Anima a tu hijo a moverse con la música, ya sea con la que cantes o con alguna canción que ya esté grabada (advertencia: no pongas música de "fondo" todo el tiempo, de lo contrario, los niños pequeños terminarán ignorándola). Una vez más, únete y anímalos a hacer sus propias secuencias de baile.

• Deja que tus hijos interactúen con instrumentos musicales, los niños pueden tomar un sonajero o unas campanas y hacer sonidos con ellos. Escucha lo que hacen cuando tocan sus instrumentos y trata de unir el sonido de éstos con el canto, el habla y el juego.

A medida que tu hijo crece, también lo será su relación con la música. Visita la sección de desarrollo del niño de Huggies para obtener más información de los beneficios de la música en el desarrollo de los niños

Te puede interesar