Productos de higiene íntima durante el embarazo

En el mercado existen muchos tipos de productos de limpieza para cuidar la zona genital de la mujer. Recuerden que no es bueno limpiar de manera excesiva la lubricación natural de la vagina para proteger la piel de la vulva.

Jabón en barra: los jabones en barra son los más utilizados en la higiene femenina en general, sea por tradición o por su precio. A pesar de su popularidad, facilidad de uso y precios más accesibles, el uso diario en los genitales femeninos puede traer consecuencias indeseadas, ya que por su composición y pH alcalino pueden promover el resecamiento y la disminución de la piel vulvar. Además, otro factor negativo radica en la mayor probabilidad del uso compartido, lo que aumenta el riesgo de contaminación porque se pueden pasar las bacterias de una persona a otra.

Jabones líquidos íntimos: varios jabones líquidos íntimos son productos a base de ácido láctico, un componente natural de la piel. Su principal atributo es mantener el pH lo más próximo del ideal para el desarrollo y mantenimiento de las células de la piel, por lo que es el más indicado para usar durante el embarazo y el postparto, pero no se recomiendan para tratar infecciones o inflamaciones genitales.

“Syndets”: también llamados detergentes sintéticos, dermatológicos o jabones sin jabón, se desarrollaron para contraer también el descrito “efecto jabón”. Tienen pH neutro o ligeramente ácido, efecto detergente, hacen espuma y pueden presentarse en formas sólidas o líquidas, lo que hace que su uso sea agradable. Estos jabones se preparan predominantemente a partir de sustancias sintéticas (no orgánicas) y casi siempre se presentan en forma líquida.

Gel: se compone de una fase acuosa (95% de agua o alcohol) con poca o ninguna cantidad de lípidos. Tiene agentes tensoactivos suaves, que hacen espuma con el masaje y le confieren poder astringente, y su uso es muy agradable porque produce una sensación de frescura.

Aguas de limpieza: se utilizan preferentemente para limpiar los otros productos y lociones de limpieza o para la higienización de la zona de los pañuelos. Contienen detergentes, agentes humidificantes y ablandadores y tienen normalmente agua termal en su base. Se usan en pieles frágiles, reactivas o atópicas y habitualmente se aplican con algodón.

Toallitas húmedas: tienen base celulósica embebida en detergentes suaves y con adición de productos ablandadores, fragancias y otros constituyentes. Tienen pH en el rango de 5 a 6 y son útiles en algunas situaciones (higiene fuera de casa, cuartos de baño de uso público, etc.). Su uso no debe ser excesivo, ya que se corre el riesgo de retirar la película lipídica de la piel. Su aplicación debe ser muy suave y no agresiva. También pueden ser sensibilizantes por las sustancias que contienen.

Te puede interesar

La vacunación en el embarazo

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación.

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación. Infórmate sobre la vacunación en el embarazo que debes seguir.

La inmunidad de la madre se transmite al bebé durante la gestación. Esta protección materna resguardará al recién nacido hasta que pueda recibir sus primeras vacunas. Por esta razón, es muy importante que la mujer revise su calendario de vacunas para evaluar con su médico cuáles son las recomendaciones que deberá seguir antes, durante y después del embarazo.

Vacunación en el embarazo

  • El beneficio de vacunar a las mujeres embarazadas normalmente sobrepasa el riesgo potencial cuando se dan las siguientes condiciones:
  • Las probabilidades de exposición a una enfermedad son altas
  • La infección implicaría un riesgo para la madre o para el feto

Durante la gestación, y de acuerdo a la indicación del obstetra, se recomienda aplicar las siguientes vacunas:

  • Vacuna contra la hepatitis A y B: si la embarazada tiene alto riesgo de contraer la enfermedad.
  • Vacuna antigripal trivalente inactivada
  • Antimeningocóccica polisacárida y conjugada: sólo si la embarazada presenta algún riesgo.
  • Tétanos / difteria
  • Vacuna triple bacteriana acelular contra tétanos, difteria y pertussis: sólo si la embarazada presenta alto riesgo.

Asimismo, hay otras enfermedades prevenibles por vacunación que pueden ser poco frecuentes en tu lugar de residencia, pero que son comunes en otras regiones. Por este motivo, si piensas hacer un viaje internacional, no dejes de consultar sobre las vacunas recomendadas según sea el destino.

También, es importante saber la opinión de tu médico si trabajas en instalaciones relacionadas a la salud, o tienes ciertas enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión o afecciones cardiovasculares.

 

Te puede interesar