Causas de los embarazos múltiples

Un embarazo es considerado múltiple cuando en el útero materno se desarrollan en forma simultánea dos o más embriones. En la especie humana lo habitual es la concepción de un hijo por vez. Esto es lo que sucede en el 97% de los embarazos.

Un embarazo es considerado múltiple cuando en el útero materno se desarrollan en forma simultánea dos o más embriones. En la especie humana lo habitual es la concepción de un hijo por vez. Consulta en este artículo las causas de los embarazos múltiples.

 

Son relativamente poco frecuentes, los embarazos múltiples son considerados de alto riesgo o de cuidado especial. Esto no significa en modo alguno que necesariamente vayan a presentarse complicaciones. Significa simplemente que es menos habitual esperar dos o más bebés que esperar uno, y que esto implica una exigencia extra al cuerpo de la futura mamá.

Por esta razón, los médicos recomiendan en este tipo de embarazos más atención e incrementar los cuidados y recaudos respecto de otros embarazos.

¿Cuáles son las causas un embarazo múltiple?

Existen diversos factores, naturales y tecnológicos, que pueden predisponer a la futura mamá a un embarazo múltiple. Entre los factores naturales, los más relevantes son:

  • La herencia genética. La posibilidad de un embarazo múltiple debe ser tenida en cuenta siempre que la embarazada cuente con antecedentes familiares de mellizos o gemelos. Ese antecedente incrementa la probabilidad de un embarazo múltiple, es decir que si tú tienes una melliza o en tu familia existen mellizos hay más posibilidades de que se repita nuevamente. La tasa es de uno en 60 embarazos.
  • El embarazo múltiple se produce en algunas mujeres que tienen en su organismo un gen que predispone a una doble ovulación. Es decir, si eres hija de una madre que tuvo mellizos, o si tienes una tía con mellizos, es probable que también tengas mellizos. Asimismo, el hombre también puede transmitir este gen a su hija. Significa que si el padre es mellizo (o en su familia hay casos de mellizos), él puede transmitir este gen a su hija, por lo cual ella tiene una mayor posibilidad de tener mellizos.
  • La edad. Como si se tratara de una carrera contra reloj, con el paso del tiempo el cuerpo femenino produce más hormonas que estimulan la ovulación, y los ovarios liberan más óvulos cada mes. A partir de los 30 años aumentan las probabilidades de un embarazo múltiple.
  • Cantidad de embarazos. El hecho de haber tenido uno o más embarazos y partos previos, en especial un embarazo múltiple, aumenta la probabilidad de tener un embarazo múltiple.
  • La raza. Las estadísticas indican que la proporción de embarazos dobles varía en las distintas regiones del planeta y según la raza de la madre.

Te puede interesar

Nunca se es muy joven para la música

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. 

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. Sabemos que un niño puede reconocer y responder a los sonidos cuando está dentro del útero, es por ello que las voces de sus padres actúan como calmante cuando están en dificultades. La exposición a la música y la creación de canciones en la primera infancia pueden tener un efecto significativo en el desarrollo de tu hijo.

¿Donde empezar?

Nunca es demasiado pronto para empezar, pero eso no significa que tengas que inscribir a tu hijo de 3 meses en cursos o clases de música. La música está en todas partes, es solo cuestión de ser consciente de las oportunidades para crear y responder a ésta en la vida cotidiana. ¡La buena noticia es que no tienes que ser músico para hacerlo! El Dr. Peter deVries es conferencista en la Facultad de Educación de la Universidad de Monash y consejero experto en el centro australiano de educación musical infantil nos deja algunos consejos sobre la participación de tu hijo en la música:

• ¡Cantar, cantar, cantar! Desde el nacimiento (o incluso antes) cántale a tu hijo. Míralo a los ojos y muévete con ellos mientras cantas.

• Comienza el "juego" musical con tu niño. Responde a los primeros indicios musicales de tu hijo como el balbuceo en los recién nacidos, el tarareo en un niño pequeño o cantar una canción con los niños más grandes. Elogia a tu hijo cuando haga algún tipo de música, sonríele y únete. Si un niño toma una cuchara de madera y empieza a golpearla sobre la mesa, no le digas que pare, mejor anímalo y participa. Canta con ellos mientras lo hacen. Esto es música.

• Anima a tu hijo a moverse con la música, ya sea con la que cantes o con alguna canción que ya esté grabada (advertencia: no pongas música de "fondo" todo el tiempo, de lo contrario, los niños pequeños terminarán ignorándola). Una vez más, únete y anímalos a hacer sus propias secuencias de baile.

• Deja que tus hijos interactúen con instrumentos musicales, los niños pueden tomar un sonajero o unas campanas y hacer sonidos con ellos. Escucha lo que hacen cuando tocan sus instrumentos y trata de unir el sonido de éstos con el canto, el habla y el juego.

A medida que tu hijo crece, también lo será su relación con la música. Visita la sección de desarrollo del niño de Huggies para obtener más información de los beneficios de la música en el desarrollo de los niños

Te puede interesar