Afectaciones de fumar en el embarazo

Los hábitos de vida juegan un papel fundamental en el desarrollo del futuro bebé. De hecho, el primer fumador pasivo de una madre fumadora es su propio hijo.

Los hábitos de vida juegan un papel fundamental en el desarrollo del futuro bebé. De hecho, el primer fumador pasivo de una madre fumadora es su propio hijo. Fumar en el embarazo resulta grave para ambas partes lo que es sinónimo a un embarazo cero saludable.

Está demostrado que el avance del tabaquismo afecta cada vez más a las mujeres. Incluso, dado que muchas comienzan a fumar desde muy jóvenes, llegan al embarazo con un grado de adicción a la nicotina tan alto que durante la gestación no les resulta fácil dejar el cigarrillo. Además, las estadísticas indican que durante el embarazo una de cada diez mujeres sigue fumando.

El bebé afectado por fumar en el embarazo

Durante la gestación, cada vez que la futura mamá enciende un cigarrillo, el feto recibe monóxido de carbono y sustancias tóxicas. Entre las consecuencias del tabaquismo en el embarazo se destacan las siguientes:

  • Embarazo ectópico
  • Aborto espontáneo
  • Ruptura prematura de membranas
  • Desprendimiento placentario
  • Placenta previa
  • Parto prematuro

Nunca es tarde para dejar de fumar en el embarazo

Dejar de fumar es lo mejor que puede hacer la embarazada por su salud y la de su hijo. De hecho, se calcula que, en general, el 50% de las mujeres deja el tabaco espontáneamente al enterarse del embarazo. Sin embargo, hay madres que necesitan ayuda profesional para lograrlo.

Si eres una de ellas, no tienes que avergonzarte por precisar apoyo médico. Averigua en tu comunidad si hay grupos o programas de control de tabaco que puedan asesorarte en esta decisión tan importante. Incluso, tu familia tendrá un rol importante en este camino. Si dejas el cigarrillo atrás le darás la bienvenida a una vida nueva y saludable.

Te puede interesar

Nunca se es muy joven para la música

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. 

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. Sabemos que un niño puede reconocer y responder a los sonidos cuando está dentro del útero, es por ello que las voces de sus padres actúan como calmante cuando están en dificultades. La exposición a la música y la creación de canciones en la primera infancia pueden tener un efecto significativo en el desarrollo de tu hijo.

¿Donde empezar?

Nunca es demasiado pronto para empezar, pero eso no significa que tengas que inscribir a tu hijo de 3 meses en cursos o clases de música. La música está en todas partes, es solo cuestión de ser consciente de las oportunidades para crear y responder a ésta en la vida cotidiana. ¡La buena noticia es que no tienes que ser músico para hacerlo! El Dr. Peter deVries es conferencista en la Facultad de Educación de la Universidad de Monash y consejero experto en el centro australiano de educación musical infantil nos deja algunos consejos sobre la participación de tu hijo en la música:

• ¡Cantar, cantar, cantar! Desde el nacimiento (o incluso antes) cántale a tu hijo. Míralo a los ojos y muévete con ellos mientras cantas.

• Comienza el "juego" musical con tu niño. Responde a los primeros indicios musicales de tu hijo como el balbuceo en los recién nacidos, el tarareo en un niño pequeño o cantar una canción con los niños más grandes. Elogia a tu hijo cuando haga algún tipo de música, sonríele y únete. Si un niño toma una cuchara de madera y empieza a golpearla sobre la mesa, no le digas que pare, mejor anímalo y participa. Canta con ellos mientras lo hacen. Esto es música.

• Anima a tu hijo a moverse con la música, ya sea con la que cantes o con alguna canción que ya esté grabada (advertencia: no pongas música de "fondo" todo el tiempo, de lo contrario, los niños pequeños terminarán ignorándola). Una vez más, únete y anímalos a hacer sus propias secuencias de baile.

• Deja que tus hijos interactúen con instrumentos musicales, los niños pueden tomar un sonajero o unas campanas y hacer sonidos con ellos. Escucha lo que hacen cuando tocan sus instrumentos y trata de unir el sonido de éstos con el canto, el habla y el juego.

A medida que tu hijo crece, también lo será su relación con la música. Visita la sección de desarrollo del niño de Huggies para obtener más información de los beneficios de la música en el desarrollo de los niños

Te puede interesar