Extracción y conservación de la leche materna

Existen diferentes casos y situaciones por los que las mamás deben recurrir a la extracción de su leche. Descubre los métodos para hacerlo y algunos consejos infaltables para

Si la mamá decidió extraerse la leche, tienes dos métodos a disposición:

  • La extracción manual
  • La extracción mediante un extractor o succionador materno

Extracción manual

A muchas mujeres les resulta fácil extraerse leche manualmente. Ya sea para sacarse un exceso de leche cuando los senos están muy congestionados o para realizar una extracción ocasional, este método puede ser el más conveniente.

Es recomendable comenzar el proceso bien relajada, luego de un baño o unos paños tibios que contribuyen a ablandar tus mamas. Con las manos muy limpias comienza a masajear el pecho hacia la areola. Luego, sostén el pecho con una mano y utiliza los dedos índice y pulgar de la otra apretando hacia la areola. Almacena la leche en un envase esterilizado de boca ancha.

Extracción con succionador

Cuando se planifica una extracción frecuente, por ejemplo para un bebé prematuro o al terminar la licencia, es usual que las mamás recurran a un extractor. Existen en versión mecánica o eléctrica.

Independientemente del método que elijas, tienes que practicar con anterioridad, tanto cómo sacarte leche, como acostumbrar a tu bebé a tomarla en biberón .

Para garantizar tu comodidad, recuérdale a tu jefe el día que te vas a reincorporar, que necesitarás un espacio privado donde puedas extraer la leche.

Higiene

La higiene es muy importante en la extracción de leche, por eso recuerda siempre lavar tus manos antes de empezar. También es necesario lavar y esterilizar el extractor, así como los recipientes que uses para almacenarla.

Almacenamiento

Para guardar la leche extraída es mejor que lo hagas en recipientes resistentes, de plástico o vidrio y con cierre hermético. Existen también unas bolsitas especiales para almacenar leche materna.

Para no desperdiciar mucha leche, una buena opción es guardarla en pequeñas cantidades, porque si queda leche en el biberón no es recomendable volver a usarla.

Mientras estás en tu trabajo puedes guardar el envase en la nevera o en una conservadora, y al llegar a tu casa puedes optar por el congelador si no va a ser usada antes de los dos días, o la nevera nuevamente. La leche materna en una nevera se puede conservar hasta 24 horas, y en congelador, con temperatura menor a los 19 grados bajo cero, hasta 6 meses. Para evitar confusiones, es conveniente fechar los recipientes.

Para descongelarla sólo tienes que entibiarla agitando el recipiente bajo agua tibia. No es recomendable que utilices el microondas. No te preocupes si ves que tu leche está separada en el recipiente, esto es normal y se debe a que tu leche no está homogenizada por lo que la parte más grasosa sube.

En el momento de dársela a tu bebé sólo hace falta que la agites un poco.

Te puede interesar

Nunca se es muy joven para la música

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. 

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. Sabemos que un niño puede reconocer y responder a los sonidos cuando está dentro del útero, es por ello que las voces de sus padres actúan como calmante cuando están en dificultades. La exposición a la música y la creación de canciones en la primera infancia pueden tener un efecto significativo en el desarrollo de tu hijo.

¿Donde empezar?

Nunca es demasiado pronto para empezar, pero eso no significa que tengas que inscribir a tu hijo de 3 meses en cursos o clases de música. La música está en todas partes, es solo cuestión de ser consciente de las oportunidades para crear y responder a ésta en la vida cotidiana. ¡La buena noticia es que no tienes que ser músico para hacerlo! El Dr. Peter deVries es conferencista en la Facultad de Educación de la Universidad de Monash y consejero experto en el centro australiano de educación musical infantil nos deja algunos consejos sobre la participación de tu hijo en la música:

• ¡Cantar, cantar, cantar! Desde el nacimiento (o incluso antes) cántale a tu hijo. Míralo a los ojos y muévete con ellos mientras cantas.

• Comienza el "juego" musical con tu niño. Responde a los primeros indicios musicales de tu hijo como el balbuceo en los recién nacidos, el tarareo en un niño pequeño o cantar una canción con los niños más grandes. Elogia a tu hijo cuando haga algún tipo de música, sonríele y únete. Si un niño toma una cuchara de madera y empieza a golpearla sobre la mesa, no le digas que pare, mejor anímalo y participa. Canta con ellos mientras lo hacen. Esto es música.

• Anima a tu hijo a moverse con la música, ya sea con la que cantes o con alguna canción que ya esté grabada (advertencia: no pongas música de "fondo" todo el tiempo, de lo contrario, los niños pequeños terminarán ignorándola). Una vez más, únete y anímalos a hacer sus propias secuencias de baile.

• Deja que tus hijos interactúen con instrumentos musicales, los niños pueden tomar un sonajero o unas campanas y hacer sonidos con ellos. Escucha lo que hacen cuando tocan sus instrumentos y trata de unir el sonido de éstos con el canto, el habla y el juego.

A medida que tu hijo crece, también lo será su relación con la música. Visita la sección de desarrollo del niño de Huggies para obtener más información de los beneficios de la música en el desarrollo de los niños

Te puede interesar