¿Qué es embarazo ectópico?

También se conoce como embarazo extrauterino y se produce cuando éste se localiza fuera del útero, en la mayoría de los casos en una de las trompas de Falopio.

Qué es un embarazo ectópico: también se conoce como embarazo extrauterino y se produce cuando éste se localiza fuera del útero, en la mayoría de los casos en una de las trompas de Falopio. Lee cómo detectarlo en este artículo.

 

Qué es embarazo ectópico: proceso

Ocurre cuando el óvulo ha sido fertilizado por un espermatozoide, pero en vez de seguir su camino hacia el útero queda trabado en la trompa. Debido al pequeño tamaño de éstas no es posible que un bebé pueda crecer y desarrollarse allí, siendo siempre necesaria la interrupción del embarazo. Si el embrión sigue creciendo produce una rotura en la trompa causando hemorragias que ponen en gran riesgo la salud de la mamá.

A través de los estudios para comprobar si estás embarazada, como la ecografía o laparoscopia se puede observar cuando el embrión no está ubicado en el útero. Muchas veces se detecta de esta manera antes de que el embrión haya crecido lo suficiente para dañar la trompa y se puede tratar con medicamentos, operación láser o un electro cauterización, sin dañar la trompa y manteniendo la misma fertilidad que antes.

Sin embargo, en muchos casos no existe la sospecha de que hay un embarazo, por lo que los síntomas aparecen una vez que ya hay una fisura. Esto provoca leves sangrados de consistencia más líquida y color más oscuro al de la menstruación, dolores en uno de los lados de tu abdomen y, si no es tratado, puede derivar en dolores de hombros, mareos, baja presión arterial, náuseas y vómitos.

Qué es un embarazo ectópico: exámenes

En estos casos es urgente un control médico para confirmar el embarazo ectópico y generalmente, realizar una intervención quirúrgica para interrumpir la gestación.

Siempre se trata de preservar la fertilidad de la mujer lo más posible. Sin embargo, hay ocasiones en las que es necesario extraer la trompa donde el embrión estaba ubicado porque ha resultado muy dañada.

Esto reduce la fertilidad, pero no significa que no se va a poder concebir nuevamente ya que todavía se encuentra la otra trompa. El embarazo extrauterino no afecta tus futuros embarazos ya que son muy bajos los porcentajes donde se vuelve a repetir en consiguientes gestaciones.

Te puede interesar

Nunca se es muy joven para la música

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. 

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. Sabemos que un niño puede reconocer y responder a los sonidos cuando está dentro del útero, es por ello que las voces de sus padres actúan como calmante cuando están en dificultades. La exposición a la música y la creación de canciones en la primera infancia pueden tener un efecto significativo en el desarrollo de tu hijo.

¿Donde empezar?

Nunca es demasiado pronto para empezar, pero eso no significa que tengas que inscribir a tu hijo de 3 meses en cursos o clases de música. La música está en todas partes, es solo cuestión de ser consciente de las oportunidades para crear y responder a ésta en la vida cotidiana. ¡La buena noticia es que no tienes que ser músico para hacerlo! El Dr. Peter deVries es conferencista en la Facultad de Educación de la Universidad de Monash y consejero experto en el centro australiano de educación musical infantil nos deja algunos consejos sobre la participación de tu hijo en la música:

• ¡Cantar, cantar, cantar! Desde el nacimiento (o incluso antes) cántale a tu hijo. Míralo a los ojos y muévete con ellos mientras cantas.

• Comienza el "juego" musical con tu niño. Responde a los primeros indicios musicales de tu hijo como el balbuceo en los recién nacidos, el tarareo en un niño pequeño o cantar una canción con los niños más grandes. Elogia a tu hijo cuando haga algún tipo de música, sonríele y únete. Si un niño toma una cuchara de madera y empieza a golpearla sobre la mesa, no le digas que pare, mejor anímalo y participa. Canta con ellos mientras lo hacen. Esto es música.

• Anima a tu hijo a moverse con la música, ya sea con la que cantes o con alguna canción que ya esté grabada (advertencia: no pongas música de "fondo" todo el tiempo, de lo contrario, los niños pequeños terminarán ignorándola). Una vez más, únete y anímalos a hacer sus propias secuencias de baile.

• Deja que tus hijos interactúen con instrumentos musicales, los niños pueden tomar un sonajero o unas campanas y hacer sonidos con ellos. Escucha lo que hacen cuando tocan sus instrumentos y trata de unir el sonido de éstos con el canto, el habla y el juego.

A medida que tu hijo crece, también lo será su relación con la música. Visita la sección de desarrollo del niño de Huggies para obtener más información de los beneficios de la música en el desarrollo de los niños

Te puede interesar