Eligiendo el coche para bebe

El cochecito del bebé va a ser muy importante para ustedes y para él. Es su auto, su medio de transporte y les va a ser muy práctico cuando quieran salir.

El coche para bebe  va a ser muy importante para ustedes y para él. Es su auto, su medio de transporte y les va a ser muy práctico cuando quieran salir, ya sea de paseo o a realizar algún trámite. Les dejamos algunos consejos a la hora de elegir

Cuando salgan a comprar uno se encontrarán en el mercado con una gran variedad de modelos, en distintos tamaños, materiales, colores y pesos. Con el paso del tiempo se van creando más modelos que se adaptan a distintas necesidades, por esto es importante que ustedes elijan el que más se adapte a las suyas y a su estilo de vida. 

Lo primero que deben tener en cuenta cuando elijan un cochecito es el uso que le van a dar y la edad de su bebé. Por ejemplo, para los recién nacidos es necesario que tengan un buen acolchado y se puedan reclinar porque así estará más protegido y cómodo. 

El coche para bebé:  Decidiendo juntos 

Tienen que evaluar cuáles son las características que ustedes necesitan. Para decidir el tamaño tengan en cuenta el espacio que tengan en su casa, o los lugares habituales adonde van y el tamaño del baúl de su carro. Si tienen que subir escaleras, por ejemplo, es mejor que opten por los más livianos, generalmente hechos en aluminio y si viajan en transporte público los que se pliegan rápidamente son una buena opción. 

Lo van a necesitar mucho durante sus primeros años y les debe ofrecer seguridad y comodidad no sólo para el bebé sino también para los papás. Por este motivo es recomendable que miren la calidad y resistencia de cada coche. Los reclinables son una buena opción ya que se pueden ir acomodando a medida que el bebé crece. 

Lo más importante del coche para bebe: La seguridad

Otro factor a tener en cuenta es la seguridad. Todo cochecito debe contar con un cinto de seguridad para que no haya riesgos de que el bebé se caiga o resbale. Los cierres tienen que tener trabas de seguridad. Para un paseo suave y seguro es recomendable que cuente con una base ancha que le brinde estabilidad y con ruedas giratorias delanteras que les permiten realizar más maniobras. 

La higiene es muy importante en todo lo que tenga que ver con el bebé. Por este motivo busquen los que tengan telas desprendibles y lavables ya que resultan más fáciles de mantenerlos limpios.

Te puede interesar

Nunca se es muy joven para la música

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. 

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. Sabemos que un niño puede reconocer y responder a los sonidos cuando está dentro del útero, es por ello que las voces de sus padres actúan como calmante cuando están en dificultades. La exposición a la música y la creación de canciones en la primera infancia pueden tener un efecto significativo en el desarrollo de tu hijo.

¿Donde empezar?

Nunca es demasiado pronto para empezar, pero eso no significa que tengas que inscribir a tu hijo de 3 meses en cursos o clases de música. La música está en todas partes, es solo cuestión de ser consciente de las oportunidades para crear y responder a ésta en la vida cotidiana. ¡La buena noticia es que no tienes que ser músico para hacerlo! El Dr. Peter deVries es conferencista en la Facultad de Educación de la Universidad de Monash y consejero experto en el centro australiano de educación musical infantil nos deja algunos consejos sobre la participación de tu hijo en la música:

• ¡Cantar, cantar, cantar! Desde el nacimiento (o incluso antes) cántale a tu hijo. Míralo a los ojos y muévete con ellos mientras cantas.

• Comienza el "juego" musical con tu niño. Responde a los primeros indicios musicales de tu hijo como el balbuceo en los recién nacidos, el tarareo en un niño pequeño o cantar una canción con los niños más grandes. Elogia a tu hijo cuando haga algún tipo de música, sonríele y únete. Si un niño toma una cuchara de madera y empieza a golpearla sobre la mesa, no le digas que pare, mejor anímalo y participa. Canta con ellos mientras lo hacen. Esto es música.

• Anima a tu hijo a moverse con la música, ya sea con la que cantes o con alguna canción que ya esté grabada (advertencia: no pongas música de "fondo" todo el tiempo, de lo contrario, los niños pequeños terminarán ignorándola). Una vez más, únete y anímalos a hacer sus propias secuencias de baile.

• Deja que tus hijos interactúen con instrumentos musicales, los niños pueden tomar un sonajero o unas campanas y hacer sonidos con ellos. Escucha lo que hacen cuando tocan sus instrumentos y trata de unir el sonido de éstos con el canto, el habla y el juego.

A medida que tu hijo crece, también lo será su relación con la música. Visita la sección de desarrollo del niño de Huggies para obtener más información de los beneficios de la música en el desarrollo de los niños

Te puede interesar