El dolor de espalda en el embarazo

Si sientes dolor en la parte baja de tu espalda no te preocupes mucho: es algo bastante frecuente durante el embarazo, especialmente a partir del tercer trimestre. Este

El dolor de espalda en el embarazo es algo bastante frecuente, especialmente a partir del tercer trimestre. Este malestar es provocado por un conjunto de factores debido a las alteraciones hormonales que se sufren a lo largo del desarrollo del embarazo.
La alteración hormonal que se produce durante el embarazo genera que los ligamentos y articulaciones se vuelvan más flojos y por lo tanto más móviles. Esto tiene su beneficio ya que prepara a tu cuerpo para el momento del parto, pero por otro lado tu espalda necesita realizar un mayor esfuerzo.
Sin embargo, el dolor de espalda se produce mayormente por el aumento progresivo de peso que tiene que soportar tu columna, el que se distribuye principalmente alrededor de tu cintura.

¿Qué hacer con el dolor de espalda en el embarazo?

Tu columna aumenta un poco más su curvatura normal para compensar el aumento de tu pancita hacia delante y esto puede provocarte algunas molestias, además de la postura tan particular de las embarazadas en las últimas etapas de su embarazo.
Por lo general, este dolor no es muy fuerte y seguramente lo podrás tolerar. Sin embargo, si sientes dolor con mucha intensidad deberías consultarlo con tu médico. Por ejemplo, si tu dolor se concentra más en la parte media de tu espalda puede deberse a alguna complicación de los riñones o los pulmones, por lo que, es bueno que tengas cuidado con ello y lo consultes para sacarte todas las dudas y estar tranquila de que todo está bien.
También si el dolor de tu espalda se extiende a tus glúteos. En algunos casos esto te puede pasar por algún problema en la columna que ya tenías previamente a tu embarazo.
Un buen consejo para evitar que tu espalda te moleste es no usar tacones altos ni levantar mucho peso. En caso de tener que levantar algo, trata de hacerlo correctamente. Un buen colchón también te puede ayudar a relajar tu espalda, al igual que la gimnasia para fortalecer tu columna y la natación.

Te puede interesar

La vacunación en el embarazo

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación.

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación. Infórmate sobre la vacunación en el embarazo que debes seguir.

La inmunidad de la madre se transmite al bebé durante la gestación. Esta protección materna resguardará al recién nacido hasta que pueda recibir sus primeras vacunas. Por esta razón, es muy importante que la mujer revise su calendario de vacunas para evaluar con su médico cuáles son las recomendaciones que deberá seguir antes, durante y después del embarazo.

Vacunación en el embarazo

  • El beneficio de vacunar a las mujeres embarazadas normalmente sobrepasa el riesgo potencial cuando se dan las siguientes condiciones:
  • Las probabilidades de exposición a una enfermedad son altas
  • La infección implicaría un riesgo para la madre o para el feto

Durante la gestación, y de acuerdo a la indicación del obstetra, se recomienda aplicar las siguientes vacunas:

  • Vacuna contra la hepatitis A y B: si la embarazada tiene alto riesgo de contraer la enfermedad.
  • Vacuna antigripal trivalente inactivada
  • Antimeningocóccica polisacárida y conjugada: sólo si la embarazada presenta algún riesgo.
  • Tétanos / difteria
  • Vacuna triple bacteriana acelular contra tétanos, difteria y pertussis: sólo si la embarazada presenta alto riesgo.

Asimismo, hay otras enfermedades prevenibles por vacunación que pueden ser poco frecuentes en tu lugar de residencia, pero que son comunes en otras regiones. Por este motivo, si piensas hacer un viaje internacional, no dejes de consultar sobre las vacunas recomendadas según sea el destino.

También, es importante saber la opinión de tu médico si trabajas en instalaciones relacionadas a la salud, o tienes ciertas enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión o afecciones cardiovasculares.

 

Te puede interesar