Diabetes gestacional: diagnóstico

Durante el embarazo aumenta la cantidad de azúcar en sangre para satisfacer las necesidades del bebé, pero si ese azúcar no logra transformarse en energía surge la diabetes gestacional.

Durante el embarazo aumenta la cantidad de azúcar en sangre para satisfacer las necesidades del bebé, pero si ese azúcar no logra transformarse en energía surge la diabetes gestacional y su diagnóstico debe ser detectado a tiempo. Lee este artículo para que conozcas los síntomas y cómo tratarlos.

 

Causas de diabetes gestacional

Durante esos nueve meses el azúcar que está presente en tu sangre aumenta para satisfacer las demandas nutricionales de tu bebé. Como consecuencia de esto tu cuerpo produce más insulina, que es una hormona que ayuda a transformar el azúcar en las energías que tu cuerpo necesita.

Sin embargo hay embarazos en los que la producción de insulina adicional no ocurre. Cuando el cuerpo no produce suficiente de esta hormona o no la utiliza de la forma correcta se le denomina diabetes, la cual produce una concentración de azúcar muy alta en tu sangre.

Diabetes gestacional diagnóstico

A esta diabetes que sólo aparece durante el embarazo se la llama gestacional y generalmente desaparece luego de éste. Se puede producir cuando alguna de las hormonas generadas durante el embarazo interfiere en la utilización de insulina por parte del cuerpo.

En su mayoría ocurre durante la segunda mitad del embarazo para cuando la mayoría de los órganos del bebé ya se han formado, por lo que no suele presentar serios riesgos para su salud.

Sin embargo, si tu cuerpo le pasa mucha glucosa a través de la placenta hace que él aumente de peso más de lo necesario, lo que puede complicar el parto o provocar un parto prematuro. Haber tenido diabetes gestacional produce mayores probabilidades de volver a padecerla en futuros embarazos.

Síntomas de la diabetes gestacional

Los síntomas más frecuentes de diabetes son tener más hambre y sed, ganas de orinar más frecuentemente, infecciones vaginales y un aumento en la presión arterial. Sin embargo muchas veces estos síntomas no son muy notorios por lo que la forma más segura de detectarla es a través de tus chequeos prenatales. En ellos tus niveles de azúcar se van a controlar a través de análisis de orina y sangre.

La diabetes gestacional cuidada ocasiona muy pocos problemas y muchas veces es posible controlarla a través de una dieta saludable y ejercicios, sin la necesidad de medicamentos. Generalmente el tratamiento se limita a una dieta estricta en cuanto al consumo de hidratos de carbono, aunque en algunos casos, el obstetra indicará inyecciones de insulina.

Factores que indican un mayor riesgo de contraerla:

  • Ser mayores de 35 años
  • Una historia familiar de diabetes
  • Haber tenido ya diabetes gestacional u orígenes asiáticos, o afrocaribeños

En la actualidad es muy posible tener un embarazo y un bebé saludable si se toman los cuidados necesarios. La mejor forma de proteger a tu bebé y a ti es con frecuentes visitas al médico, una dieta saludable y ejercicios en el embarazo.

Te puede interesar

Nunca se es muy joven para la música

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. 

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. Sabemos que un niño puede reconocer y responder a los sonidos cuando está dentro del útero, es por ello que las voces de sus padres actúan como calmante cuando están en dificultades. La exposición a la música y la creación de canciones en la primera infancia pueden tener un efecto significativo en el desarrollo de tu hijo.

¿Donde empezar?

Nunca es demasiado pronto para empezar, pero eso no significa que tengas que inscribir a tu hijo de 3 meses en cursos o clases de música. La música está en todas partes, es solo cuestión de ser consciente de las oportunidades para crear y responder a ésta en la vida cotidiana. ¡La buena noticia es que no tienes que ser músico para hacerlo! El Dr. Peter deVries es conferencista en la Facultad de Educación de la Universidad de Monash y consejero experto en el centro australiano de educación musical infantil nos deja algunos consejos sobre la participación de tu hijo en la música:

• ¡Cantar, cantar, cantar! Desde el nacimiento (o incluso antes) cántale a tu hijo. Míralo a los ojos y muévete con ellos mientras cantas.

• Comienza el "juego" musical con tu niño. Responde a los primeros indicios musicales de tu hijo como el balbuceo en los recién nacidos, el tarareo en un niño pequeño o cantar una canción con los niños más grandes. Elogia a tu hijo cuando haga algún tipo de música, sonríele y únete. Si un niño toma una cuchara de madera y empieza a golpearla sobre la mesa, no le digas que pare, mejor anímalo y participa. Canta con ellos mientras lo hacen. Esto es música.

• Anima a tu hijo a moverse con la música, ya sea con la que cantes o con alguna canción que ya esté grabada (advertencia: no pongas música de "fondo" todo el tiempo, de lo contrario, los niños pequeños terminarán ignorándola). Una vez más, únete y anímalos a hacer sus propias secuencias de baile.

• Deja que tus hijos interactúen con instrumentos musicales, los niños pueden tomar un sonajero o unas campanas y hacer sonidos con ellos. Escucha lo que hacen cuando tocan sus instrumentos y trata de unir el sonido de éstos con el canto, el habla y el juego.

A medida que tu hijo crece, también lo será su relación con la música. Visita la sección de desarrollo del niño de Huggies para obtener más información de los beneficios de la música en el desarrollo de los niños

Te puede interesar