¿Cómo tratar el dolor de cabeza en el embarazo?

Es indispensable consultar al médico antes de tomar cualquier tipo de medicamento. Sin embargo, existen otras alternativas para evitar los dolores de cabeza y las migrañas durante los meses gestación.

Es indispensable consultar al médico antes de tomar cualquier tipo de medicamento. Sin embargo, existen otras alternativas para evitar el dolor de cabeza en el embarazo y las migrañas durante los meses gestación.

En el embarazo sólo deben utilizarse remedios si es muy necesario. Las indicaciones con respecto a los dolores de cabeza, migrañas y jaquecas serán de acuerdo con el trimestre de gestación que se esté cursando.

En todo caso, es indispensable la supervisión médica debido a que algunas sustancias, como la ergotamina, pueden ocasionar contracciones del útero y complicar la gestación.

Terapias alternativas para el dolor de cabeza en el embarazo

Una forma de evitar los dolores de cabeza durante este período consiste en la práctica de diversas técnicas que trabajan reduciendo los niveles de:

  • Estrés
  • Tensión muscular
  • Ansiedad

Tratamiento para el dolor de cabeza en el embarazo

Algunos métodos que se utilizan para tratar el dolor de cabeza sin medicamentos pueden ser los siguientes:

  • Biofeedback, una práctica tradicional utilizada en todo el mundo que permite controlar ciertos parámetros corporales que influyen en el dolor.
  • Digitopuntura, que se basa en aplicar presión en los puntos de energía tradicionales chinos.
  • Masajes, que son efectivos para relajar y controlar el estrés.

Otras técnicas como la relajación muscular progresiva y el entrenamiento autógeno, por ejemplo, son muy eficaces, pero sólo personal entrenado en estas metodologías debe realizarlas. A su vez, el tratamiento individualizado por cada paciente dependerá de la intensidad del dolor y de los síntomas asociados, por ejemplo, nauseas o vómitos.

Desde nuestro hogar

Algunas conductas que se pueden implementar en el hogar para tratar los dolores de cabeza pueden ser:

  • Descansar
  • Colocar paños fríos sobre la frente

Si el dolor de cabeza no desaparece, se puede utilizar paracetamol. Sin embargo, no hay que dejar de consultar con el obstetra cuál puede ser la mejor medida para encontrar las causas y tratar esta molestia durante el embarazo sin dañar la salud del bebé.

Te puede interesar

La vacunación en el embarazo

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación.

Para proteger a la futura mamá y a su hijo en camino, es importante aplicar las vacunas necesarias fuera del primer trimestre de embarazo. Sin embargo, hay vacunas, como la de la influenza, que pueden aplicarse en cualquier periodo de la gestación. Infórmate sobre la vacunación en el embarazo que debes seguir.

La inmunidad de la madre se transmite al bebé durante la gestación. Esta protección materna resguardará al recién nacido hasta que pueda recibir sus primeras vacunas. Por esta razón, es muy importante que la mujer revise su calendario de vacunas para evaluar con su médico cuáles son las recomendaciones que deberá seguir antes, durante y después del embarazo.

Vacunación en el embarazo

  • El beneficio de vacunar a las mujeres embarazadas normalmente sobrepasa el riesgo potencial cuando se dan las siguientes condiciones:
  • Las probabilidades de exposición a una enfermedad son altas
  • La infección implicaría un riesgo para la madre o para el feto

Durante la gestación, y de acuerdo a la indicación del obstetra, se recomienda aplicar las siguientes vacunas:

  • Vacuna contra la hepatitis A y B: si la embarazada tiene alto riesgo de contraer la enfermedad.
  • Vacuna antigripal trivalente inactivada
  • Antimeningocóccica polisacárida y conjugada: sólo si la embarazada presenta algún riesgo.
  • Tétanos / difteria
  • Vacuna triple bacteriana acelular contra tétanos, difteria y pertussis: sólo si la embarazada presenta alto riesgo.

Asimismo, hay otras enfermedades prevenibles por vacunación que pueden ser poco frecuentes en tu lugar de residencia, pero que son comunes en otras regiones. Por este motivo, si piensas hacer un viaje internacional, no dejes de consultar sobre las vacunas recomendadas según sea el destino.

También, es importante saber la opinión de tu médico si trabajas en instalaciones relacionadas a la salud, o tienes ciertas enfermedades crónicas como diabetes, hipertensión o afecciones cardiovasculares.

 

Te puede interesar