Anormalidades del útero en el embarazo

Es el encargado de acoger a tu bebé, donde va a vivir y desarrollarse por nueve meses.

El útero en el embarazo es quien se encarga de acoger a tu bebé, donde va a vivir y desarrollarse por nueve meses. El útero se encuentra entre tu vejiga y el recto, y es un órgano muscular que mide unos 7cm aproximadamente, con forma similar a una pera.

 

Este órgano de tu cuerpo se forma con la unión de dos partes cuando todavía no has nacido. Sin embargo, a veces no termina de completarse y se producen las anormalidades congénitas del útero. Generalmente puedes vivir con ellas sin darte cuenta.

Características de útero en el embarazo

Aquí te presentamos algunas de ellas y sus principales características:

  • El caso más frecuente es el del útero bicorne. En este caso la forma de pera es cambiada por una forma de corazón, con dos extremos superiores mayores.
  • También se encuentra el útero unicorne, que tiene la mitad del tamaño habitual, contando con solo una trompa de Falopio.
  • Un caso muy poco frecuente es el útero doble. En este caso una pared de tejido llamada septum divide al útero creando dos cavidades inferiores.
  • Estas anormalidades pueden causar problemas en tu fertilidad, pero en su mayoría no te impiden concebir, aunque te hacen la tarea más difícil.

¿Cómo afecta el embarazo?

Con respecto al embarazo su principal influencia en el desarrollo de tu bebé es que no le brindan el espacio suficiente. Por este motivo son más probables los partos prematuros ya que llega un momento en el que no tiene más espacio donde crecer. También es probable que cerca de la fecha del parto el bebé siga estando sentado dentro de la panza, por lo que sería necesario una cesárea.

Si tienes dudas acerca de esto lo mejor es que lo consultes con tu médico. A través de un estudio podrá examinar tu útero y trompas y determinar si hay alguna anormalidad. Generalmente se realiza a través de ecografías o también te pueden recomendar una laparoscopía.

Si tu caso es uno de los citados anteriormente es muy importante que para cuidar tu salud y la de tu bebé vayas a las consultas frecuentemente: tu obstetra va a necesitar realizar un chequeo constante de ambos. Mantente tranquila, consulta todas tus dudas y mantenlo informado ante cualquier alarma.

Te puede interesar

Nunca se es muy joven para la música

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. 

La música está en todas partes. Desde antes de nacer estamos expuestos a la música: Tonos altos y bajos, sonidos fuertes y suaves, ritmos constantes y cambiantes. Sabemos que un niño puede reconocer y responder a los sonidos cuando está dentro del útero, es por ello que las voces de sus padres actúan como calmante cuando están en dificultades. La exposición a la música y la creación de canciones en la primera infancia pueden tener un efecto significativo en el desarrollo de tu hijo.

¿Donde empezar?

Nunca es demasiado pronto para empezar, pero eso no significa que tengas que inscribir a tu hijo de 3 meses en cursos o clases de música. La música está en todas partes, es solo cuestión de ser consciente de las oportunidades para crear y responder a ésta en la vida cotidiana. ¡La buena noticia es que no tienes que ser músico para hacerlo! El Dr. Peter deVries es conferencista en la Facultad de Educación de la Universidad de Monash y consejero experto en el centro australiano de educación musical infantil nos deja algunos consejos sobre la participación de tu hijo en la música:

• ¡Cantar, cantar, cantar! Desde el nacimiento (o incluso antes) cántale a tu hijo. Míralo a los ojos y muévete con ellos mientras cantas.

• Comienza el "juego" musical con tu niño. Responde a los primeros indicios musicales de tu hijo como el balbuceo en los recién nacidos, el tarareo en un niño pequeño o cantar una canción con los niños más grandes. Elogia a tu hijo cuando haga algún tipo de música, sonríele y únete. Si un niño toma una cuchara de madera y empieza a golpearla sobre la mesa, no le digas que pare, mejor anímalo y participa. Canta con ellos mientras lo hacen. Esto es música.

• Anima a tu hijo a moverse con la música, ya sea con la que cantes o con alguna canción que ya esté grabada (advertencia: no pongas música de "fondo" todo el tiempo, de lo contrario, los niños pequeños terminarán ignorándola). Una vez más, únete y anímalos a hacer sus propias secuencias de baile.

• Deja que tus hijos interactúen con instrumentos musicales, los niños pueden tomar un sonajero o unas campanas y hacer sonidos con ellos. Escucha lo que hacen cuando tocan sus instrumentos y trata de unir el sonido de éstos con el canto, el habla y el juego.

A medida que tu hijo crece, también lo será su relación con la música. Visita la sección de desarrollo del niño de Huggies para obtener más información de los beneficios de la música en el desarrollo de los niños

Te puede interesar