¿Qué es la Episiotomía?

¿Qué es la episiotomía? ¿Se realiza en todos los partos? ¿Me traerá complicaciones durante el post parto? Estas y muchas otras preguntas seguramente te haces a medida que se acerca el momento de dar a luz.

¿Qué es la episiotomía? ¿Se realiza en todos los partos? ¿Me traerá complicaciones durante el post parto? Estas y muchas otras preguntas seguramente te haces a medida que se acerca el momento de dar a luz. No tienes de qué preocuparte, es un procedimiento normal que si el médico lo considera necesario a la hora del trabajo de parto lo hará.

Tal vez tú te preguntes, como tantas otras mujeres, cómo es posible que tu bebé pueda pasar por un conducto tan pequeño como tu vagina. La respuesta tiene que ver con lo maravilloso que es el cuerpo humano y los sabios mecanismos de la naturaleza.

En el momento del parto los tejidos de tu vagina se dilatarán naturalmente para dar lugar a que tu bebé nazca. Además, tu médico tomará precauciones para que no tengas ningún desgarro producido por la fuerza que tu bebé realiza al salir.

Sin embargo, algunas veces estos procedimientos no son suficientes por lo que se toma la decisión de realizar una episiotomía.

¿Qué es la episiotomía?

La episiotomía es un pequeño corte en la parte inferior de la vagina llamada periné, que se realiza durante el parto para evitar que se produzca un desgarro en esta zona, lo que podría traerte algunos inconvenientes e incomodidad luego del parto.

¿Cuándo es necesaria una episiotomía?

Esto se realiza en el caso de que no tengas una suficiente dilatación o de que tu bebé deba nacer antes de que se termine esta fase del parto. Este pequeñísimo corte se realiza utilizando anestesia local y luego del parto tu médico realizará unos poquitos puntos para suturarlo y ayudar en su cicatrización.

Como muchas otras cosas en la medicina, se ha pasado por épocas en las que esto se realizaba en todos los partos, a momentos como el actual en el que sólo se realiza si es necesario para prevenir desgarros mayores.

Te puede interesar

Complicaciones frecuentes de un parto múltiple

Como en cualquier parto, en uno múltiple algunas de las complicaciones que pueden presentarse pueden ser previstas y otras no. Pero lo importante es que tu médico sabe cómo tratarlas.

En un parto múltiple algunas de las complicaciones que pueden presentarse pueden ser previstas y otras no. Pero lo importante es que tu médico sabe cómo tratarlas y que tu tengas el conocimiento de ellas. Recuerda que en el tercer trimestre de tu embarazo se considera alto riesgo.

Las complicaciones más frecuentes en un parto múltiple son

• Bebés mal colocados (la posición fetal).

Mediante la ecografía el médico conoce esta información de antemano y puede prever las acciones necesarias.

• Dilatación más lenta.

En un embarazo múltiple la matriz está más distendida y los músculos del útero pierden flexibilidad, por lo que las contracciones pueden ser menos intensas y la dilatación más lenta.

• Cordón umbilical enredado.

Esta situación se da cuando los bebés comparten bolsa. Frente a ello, los médicos practican una cesárea para evitar el sufrimiento de los bebés, evitando la pérdida de tiempo fundamental para ese alumbramiento.

• Compresión de cordón umbilical.

Cuando el cordón se adelanta a la presentación del segundo bebé hay peligro de que el cordón quede comprimido y el bebé no reciba suficiente oxígeno. En este caso será necesario practicar una cesárea.

• Desprendimiento de placenta.

Si ocurre esto después del nacimiento del primer bebé será necesario extraer inmediatamente al otro bebé para prevenir posibles síntomas de sufrimiento.

• Retención de placenta.

El médico puede solucionar esto realizando un alumbramiento manual.

• Hemorragia posparto.

Se produce cuando el útero está muy dilatado y no puede contraerse. Se soluciona con medicación.

Te puede interesar