Consejos al realizar ejercicios de Kegel para embarazadas

Los ejercicios de Kegel son muy sencillos, pero el secreto de su efectividad es la constancia y la repetición. Aquí te dejamos algunos consejos para que tengas en cuenta.

Los ejercicios de Kegel para embarazadas son muy sencillos, pero el secreto de su efectividad es la constancia y la repetición. Aquí te dejamos algunos consejos para que tengas en cuenta.

Si ya identificaste tus músculos del suelo pélvico (la forma más sencilla es deteniendo la liberación de orina durante unos segundos y relajando nuevamente) el paso siguiente es lograr una regularidad y una buena cantidad de repeticiones.

Recomendaciones para realizar ejercicios de Kegel para embarazadas

Lo recomendable es realizarlos 4 veces al día. Para ello podrías establecer de hacerlos durante otra actividad que realices cotidianamente. Recuerda que están indicados tanto durante el embarazo como en el postparto, por lo que los puedes hacer, por ejemplo mientras le das de mamar o le das el tetero a tu bebé, durante el viaje a tu trabajo, mientras miras televisión, etc.

Una vez que estableciste los momentos que te resulten cómodos, te damos unas sugerencias para que vayas logrando una mayor cantidad de repeticiones:

En forma lenta: aprieta los músculos como hiciste cuando intentaste detener la orina. Contráelos y mantenlos así contando hasta 5, luego relájalos durante 5 segundos más. Repite esta serie 10 veces.

Progresivamente, aumenta el tiempo de contracción y relajación, cuanto más tiempo consigas mantener la contracción más fuertes se harán tus músculos.

En forma rápida: contrae y relaja los músculos lo más rápido que puedas durante dos o tres minutos o hasta que te canses (si eso ocurre primero). Repite la serie 10 veces.

Te puede interesar

Complicaciones frecuentes de un parto múltiple

Como en cualquier parto, en uno múltiple algunas de las complicaciones que pueden presentarse pueden ser previstas y otras no. Pero lo importante es que tu médico sabe cómo tratarlas.

En un parto múltiple algunas de las complicaciones que pueden presentarse pueden ser previstas y otras no. Pero lo importante es que tu médico sabe cómo tratarlas y que tu tengas el conocimiento de ellas. Recuerda que en el tercer trimestre de tu embarazo se considera alto riesgo.

Las complicaciones más frecuentes en un parto múltiple son

• Bebés mal colocados (la posición fetal).

Mediante la ecografía el médico conoce esta información de antemano y puede prever las acciones necesarias.

• Dilatación más lenta.

En un embarazo múltiple la matriz está más distendida y los músculos del útero pierden flexibilidad, por lo que las contracciones pueden ser menos intensas y la dilatación más lenta.

• Cordón umbilical enredado.

Esta situación se da cuando los bebés comparten bolsa. Frente a ello, los médicos practican una cesárea para evitar el sufrimiento de los bebés, evitando la pérdida de tiempo fundamental para ese alumbramiento.

• Compresión de cordón umbilical.

Cuando el cordón se adelanta a la presentación del segundo bebé hay peligro de que el cordón quede comprimido y el bebé no reciba suficiente oxígeno. En este caso será necesario practicar una cesárea.

• Desprendimiento de placenta.

Si ocurre esto después del nacimiento del primer bebé será necesario extraer inmediatamente al otro bebé para prevenir posibles síntomas de sufrimiento.

• Retención de placenta.

El médico puede solucionar esto realizando un alumbramiento manual.

• Hemorragia posparto.

Se produce cuando el útero está muy dilatado y no puede contraerse. Se soluciona con medicación.

Te puede interesar